Test gratuitos en farmacias de Vitoria

Pacientes de municipios rurales de las comarcas de Añana y Montaña Alavesa podrán disfrutar de un programa piloto que les permitirá recibir en sus domicilios los medicamentos prescritos junto con consejos farmacéuticos.

La consejera vasca de Salud, Gotzone Sagardui, el diputado foral de Equilibrio Territorial, Anartz Gorrotxategui, y la presidenta del Colegio de Farmacéuticos de Álava, Milagros López de Ocáriz, han suscrito este lunes un convenio de colaboración para la puesta en marcha del programa ‘Botika etxean eskura’ (La farmacia a mano en casa).

Se trata de un proyecto piloto cuyo objetivo es garantizar la entrega de medicamentos a domicilio y ofrecer una mejor a atención farmacéutica a los residentes en esas zonas rurales, de forma que los pacientes recibirán las medicinas prescritas según las pautas del médico y controlarán el uso de la medicación.

Según ha explicado Sagardui, esta iniciativa pionera va mucho más allá de la mera entrega de medicamentos a domicilio ya que supone «una mejora de la atención y el seguimiento farmacoterapéutico de la población del ámbito rural alavés en sus propias casas».

Asimismo, servirá para reforzar la adherencia al tratamiento y, en su caso, preparar sistemas personalizados de dosificación, además de promover la comunicación con los profesionales de Atención Primaria de Osakidetza de observaciones relevantes sobre el tratamiento.

Por su parte, Gorrotxategi ha subrayado que la Diputación alavesa da una especial importancia a este proyecto «porque mejora ostensiblemente la calidad de vida de muchas personas de la Álava rural».

La presidenta del Colegio de Farmacéuticos ha valorado este programa que cubre una demanda, ya detectada en pandemia, para ofrecer una atención farmacéutica integral a las personas, y contribuye a mejorar la autonomía de las personas que viven en la zona rural, con un trato cercano y personalizado por parte del profesional farmacéutico, que también formará en hábitos de vida saludables.

El convenio tiene una vigencia de 2 años y estará financiado con 125.000 euros anuales, de los cuales 95.000 los aportará el Gobierno Vasco y 30.000 la Diputación. EFE



1 Comentario

Dejar respuesta