El verano en Euskadi se prevé cálido e inestable, con bastantes tormentas que podrían arrojar una precipitación entre un 10 y un 20 % superior a lo normal. Y noches sofocantes.

La responsable en Euskadi de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Margarita Martín, ha presentado este viernes en San Sebastián el resumen meteorológico de la primavera y la previsión para este verano en el que podría haber más noches cálidas de lo habitual.

La inestabilidad será otra de las características de los próximos meses en los que se alternarán los días soleados con otras jornadas grises en las que se registrarán chubascos y tormentas.

Las temperaturas podrían ser ligeramente superiores a lo normal, en concreto, medio o un grado, aunque debido fundamentalmente al efecto de las mínimas, lo que hace prever noches más sofocantes.

OLAS DE CALOR

Martín ha recordado que lo «normal» es que en Euskadi se produzcan en verano cuatro o cinco «episodios» de altas temperaturas, sobre todo en julio, ya que las «olas de calor» son el doble de frecuentes durante el otoño.

Las precipitaciones podrían ser algo más abundantes este verano, sobre todo en Álava, donde la sequía de la primavera se ha ido compensado con las lluvias caídas en el mes de junio.

ESTA SEMANA

En cuanto a la predicción para los próximos días, Martín ha señalado que el calor y las tormentas por la tarde serán la tónica general desde este sábado, hasta el miércoles.

El jueves se estabilizará el tiempo, con lluvias a primeras horas, y una bajada de temperaturas, mientras que el viernes lucirá de nuevo el sol, con una temperatura media suave de 24 o 25 grados.

La temperatura del agua del mar que, por ejemplo, en la playa de La Concha ronda ya los 21 grados, se mantendrá alta ya que, según ha explicado la delegada de Aemet en el País Vasco, no hay evaporación, la masa de aire sobre el mar no se mueve y el mar permanece «extraordinariamente quieto».

PRIMAVERA

Euskadi despide estos días una primavera que, según Martín, ha sido muy cálida, con 1,5 grados por encima de lo normal, con casos especialmente llamativos como el de Foronda, donde la temperatura media es de 13 grados y este año se ha situado en 14,7.

El déficit de precipitaciones se ha compensado en junio, salvo en Álava, donde, sin embargo, los valores «no distan mucho de la normalidad».

En este apartado, destacan especialmente las fuertes precipitaciones descargadas el día 20 de mayo en algunos puntos de Gipuzkoa como la presa del Añarbe, donde cayeron 258 litros, aunque en otras zonas como San Sebastián o Irun no llovió ni una gota, ya que la tormenta se desplazó hacia la zona navarra de Bera y Lesaka, donde inundó comercios y locales. EFE



Dejar respuesta