La Guardia Civil ha intervenido estas pasadas Navidades en Euskadi más de 5.400 artificios pirotécnicos en tres locales que han sido denunciados por carecer de las pertinentes autorizaciones.

Según ha informado este miércoles la Delegación del Gobierno en el País Vasco, la Guardia Civil, dentro de sus competencias de control de armas y explosivos, hizo un total de 69 inspecciones en distintas localidades para verificar si los comercios que venden material pirotécnico cumplían la legislación.

Aunque los agentes del instituto armado hacen inspecciones periódicas en establecimientos que comercializan al por menor productos pirotécnicos, estos controles se intensifican durante la época navideña por ser fechas en las que el consumo de petardos y fuegos artificiales aumenta y evitar así posibles riesgos a los compradores.

Durante estas Navidades denunciaron a tres comercios que carecían de diferentes permisos reglamentarios y se incautaron de 5.436 artificios pirotécnicos de diferentes categorías.

La cuantía de las multas a la que se enfrentan los titulares de los locales puede alcanzar los 30.000 euros.

La pirotecnia intervenida debía ser distribuida por establecimientos autorizados ya que por su peligrosidad, se requieren unos conocimientos adecuados por parte de los vendedores y los establecimientos de venta han de reunir unas medidas de seguridad para su almacenamiento, precisa la Delegación del Gobierno en un comunicado.

La Guardia Civil aconseja que cuando se adquieran productos pirotécnicos se observe que estén marcados con el sello CE y se compren en locales especializados, además de extremar las precauciones para su uso y evitar crear con ellos pánico y ansiedad si se lanzan en lugares donde haya niños, animales o personas vulnerables. EFE


Compartir

Dejar respuesta