El PNV ha ganado las elecciones al Parlamento Vasco al conseguir 31 escaños, 3 más que hace cuatro años, y EH Bildu se ha mantenido como segunda fuerza, con 22 escaños y 4 escaños más, en una Cámara en la que ha entrado Vox con una parlamentaria, con el 100 % escrutado.

A tercera fuerza se ha aupado el PSE-EE, con 10 escaños (1 más), y Elkarrekin Podemos se ha quedado con 6 de los 11 parlamentarios que tenía.

También ha experimentado un importante retroceso la coalición PP+Cs, que ha logrado 5 escaños, cuando los populares tenían hasta ahora 9 asientos en la Cámara de Vitoria.

Una de las noticias de la jornada es la entrada de la formación de extrema derecha Vox, con una parlamentaria por Álava.

Estos datos los ha dado a conocer la consejera de Seguridad del Gobierno Vasco, Estefanía Beltrán de Heredia, que ha advertido de que el recuento final está pendiente del escrutinio de los sufragios de los residentes en el extranjero, el próximo día 17. En este recuento el PP podría arrebatar un escaño a EH Bildu por Bizkaia.

La victoria del PNV, con 31 escaños, le deja a 1 de su techo que alcanzó en los comicios de 1984, y aunque ha mejorado en porcentaje respecto de las elecciones de 2016 ha perdido casi 50.000 votos.

EH Bildu ha conseguido sumar 3 parlamentarios a los que tenía la legislatura pasada y la izquierda abertzale consigue sus mejores resultados históricos para el Parlamento Vasco. Además, junto con Vox, es la única formación que consigue mejorar en votos respecto de 2016 a pesar de la abstención, ya que gana 22.000 apoyos.

El PSE-EE pese a ganar un parlamentario y llegar a los 10, ha conseguido el menor número de votos en unos comicios autonómicos, casi 122.000, 5.000 menos que hace cuatro años.

Elkarrekin Podemos ha perdido más de la mitad de sus votos, ya que se ha quedado en casi 72.000 frente a los 157.000 de 2016. Eso ha supuesto quedarse con 6 de los 11 escaños que tenía.

La coalición PP+Cs ha superado los 60.000 votos. En 2016, por separado, el PP logró 107.000 votos y la formación naranja más de 21.000. Ha caído su representación de los 9 parlamentarios populares a los 5 en los próximos cuatro años.

Vox ha entrado en el Parlamento Vasco con algo más de 17.000 votos, cuando hace cuatro años solo logró 771. EFE

PNV suma mayoría con el PSE y Vox da la sorpresa al entrar la Cámara vasca

El PNV ha reforzado su poder en Euskadi y ha conseguido sumar mayoría absoluta con su socio, el PSE-EE, en unas elecciones en las que EH Bildu ha tenido un importante ascenso y Vox ha dado la sorpresa al lograr por primera vez un escaño en el Parlamento Vasco.

Una de las grandes incógnitas de estas elecciones era saber precisamente si esta jornada electoral celebrada en la llamada «nueva normalidad», en pleno verano, y con la pandemia de la covid-19 activa retraería a los electores, y así ha sido: la abstención ha alcanzado su máximo histórico, el 47 %.

Esto ha tenido su influencia en el número de votos que han perdido todos los partidos, salvo dos, EH Bildu y Vox. Pese a la baja participación EH Bildu, se ha alzado con 22 escaños y es el partido que gana más parlamentarios (4) y logra 20.000 votos adicionales.

Con estos resultados, todo hace pensar que PNV y PSE reeditarán su pacto con el que suman 41 de los 75 escaños de la Cámara vasca, pero no hay que olvidar que éste será el parlamento más nacionalista de la historia ya que PNV (31) y EH Bildu (22) arrasan con 53 parlamentarios.

La opción de una coalición de izquierdas (EH Bildu, con Podemos-IU y el PSE-EE), matemáticamente es posible ya que entre los tres suman los 38 escaños necesarios para tener la mayoría, pero se ve bastante lejana y ha sido descartada reiteradamente durante la campaña por la líder de los socialistas vascos, Idoia Mendia.

El PSE-EE ha conseguido sobrepasar a Podemos-IU y convertirse en la tercera fuerza con 10 escaños, solo uno más que hasta ahora, por lo que no cumple las expectativas de las encuestas e incluso obtiene en votos el peor resultado en unas autonómicas.

Y es que los 5 escaños que ha perdido Podemos no han ido a parar a los socialistas, sino que el trasvase ha beneficiado más a EH Bildu.

La crisis vivida en la formación que lidera Pablo Iglesias, con la elección de Miren Gorrotxategi como candidata a lehendakari, la dimisión de la dirección autonómica del partido, y la salida de Equo de la coalición -que ha conseguido 11.500 votos pero su candidato José Ramón Becerra se queda sin escaño- han podido influir en este resultado.

La formación morada se ha quedado con 71.000 votos cuando hace cuatro años sobrepasó los 157.000, unas elecciones en las que arañó votantes a EH Bildu, que en los comicios de hoy podría haber recuperado.

El segundo gran perdedor de estos comicios del coronavirus ha sido la coalición PP+Cs, que pasa de 9 a 5 representantes y pierde más de 60.000 votos teniendo en cuenta lo que obtuvieron ambos partidos por separado en 2016.

También en este caso la situación vivida tras la destitución de Alfonso Alonso como candidato, su posterior dimisión como presidente del PP vasco y el nombramiento de Carlos Iturgaiz por parte de Pablo Casado no ha funcionado y ha seguido restando apoyos a la derecha constitucionalista. De hecho, el líder de Ciudadanos en Euskadi, Luis Gordillo, que iba como número dos por Bizkaia, se ha quedado sin escaño.

Y la irrupción de Vox no ha sido la única causa. Vox ha dado la campanada al pasar de 771 votos en 2016, cuando solo se presentó por Álava, a 17.500, un salto que permitirá a su candidata alavesa, Amaya Martínez, exponer por primera vez sus postulados en la Cámara de Vitoria.

Pero esos 17.500 votos no explican los 40.000 que ha dejado de recibir el PP, a los que habría que añadir otros 21.00 que tuvo Ciudadanos hace cuatro años.

Ahora empiezan a correr los plazos y previsiblemente el Parlamento Vasco de la XII legislatura se constituirá el próximo mes de agosto, ya que el lehendakari en funciones, Iñigo Urkullu, ha manifestado en reiteradas ocasiones su interés por constituir un gobierno lo antes posible. EFE


Compartir

Dejar respuesta