El alcalde de Vitoria, Javier Maroto, ha estallado este fin de semana ante el cúmulo de acusaciones que recibe de ser una persona racista y xenófoba. El representante institucional decidió expresar su opinión en las redes sociales y a través de Twitter. Lanzó 8 mensajes seguidos hacia las 21 horas de ayer.

El primero sirvió para presentar lo que iba a hacer. Maroto advirtió que estaba «cansado» de escuchar a una «minoría»  que le llama racista y xenófobo, a quienes dedicó el resto de los mensajes.

Maroto aprovechó para negar las acusaciones y explicar su tesis sobre el fraude en las ayudas sociales. Aclaró inicialmente que «el color de la piel, o que se hable euskera, no hace mejor ni peor a nadie» y reconoció que los abusos también implican a los ciudadanos «nacionales».

Apostó por no retirar la RGI ni recortes en los derechos, pero sí por controlar el dinero de los abusos.

Aprovechó la coyuntura para hablar de la corrupción política, incluida la del PP, y el fraude fiscal que le «repugnan igual o más que el fraude en las ayudas sociales», entre otras cosas.

 


Compartir

Dejar respuesta