cuidadoras mayor dependencia pensión

En el País Vasco faltan un total de 6.063 plazas residenciales para alcanzar la ratio de 5 por cada 100 personas mayores de 65 años que recomiendan organismos como la OMS, y el precio de una residencia pública es el más caro de toda España con 11.000 euros anuales.

Estos datos los ha hecho públicos este viernes la Asociación Estatal de Directores y Gerentes Sociales en base a los últimos datos aportados por el Imserso.

En Euskadi existían en 2018 un total de 18.522 plazas residenciales tanto públicas como privadas. La mayoría, 13.984, tenían financiación pública, el 75 %, mientras que 4.538 eran privadas, un 25 %.

La ratio por tanto de plazas por cada 100 personas mayores de 65 en las residencias vascas (tanto públicas como privadas) se situó en el 3,76, por debajo del 5 que aconsejan organismos internacionales y que en España en 2018 solo alcanzaban cinco comunidades: Castilla y León, Castilla-La Mancha, Extremadura, Asturias y Aragón. La media de España ese año fue del 4,21.

Entre 2010 y 2018 Euskadi solo ha estado por encima de ese 5 % en 2012 (5,97 %), año también en que se alcanzó el pico en ese periodo en el número de plazas tanto en residencias públicas como privadas hasta sumar 26.437.

En España faltan más de 70.000 plazas residenciales para los nueve millones de personas mayores de 65 años que residen en el país para alcanzar el ratio aconsejado.

Además, el precio de una plaza en una residencia pública oscila entre los menos de 7.000 euros anuales en comunidades como Valencia, La Rioja, Andalucía, Madrid o Cataluña hasta los más de 8.000 euros en Aragón, Murcia, Navarra o País Vasco. En estas dos últimas los precios superan los 10.000 y 11.000 euros, respectivamente.

Los gerentes sociales recuerdan en este estudio que la pensión media en España no alcanza los 1.000 euros mensuales (1.140 euros la de jubilación y 713 la de viudedad).

También denuncian que en España no se han incrementado las plazas en residencias al ritmo que exige el crecimiento de la población mayor que ha pasado de 8 millones en 2010 a 9 millones en 2019. Y es que en ese periodo las plazas residenciales en el Estado solo se han incrementado en 12.353, según el informe recientemente publicado por el Imserso.

En consecuencia, la ratio de plazas residenciales por cada cien personas mayores se ha reducido de 4,56 a 4,21, lo que la aleja del objetivo del 5 %.

Los mayores déficits de plazas para mayores de 65 años los registran Andalucía (27.981), Valencia (20.844), Galicia (14.858), Murcia (8.364), Cataluña (8.038), Madrid (7.479), Canarias (7.364) y País Vasco (6.063).

Las diferencias también alcanzan a la proporción entre plazas de financiación pública y privada, destacando comunidades como Aragón, Madrid o Asturias, donde hay más plazas privadas que públicas.

La Asociación Estatal de Directores y Gerentes de Servicios Sociales puntualiza que la carencia de las plazas residenciales se centra en las grandes urbes, mientras que el problema de las de las zonas rurales es que no están adaptadas a las necesidades de los mayores.

Por último, insiste en la necesidad de aumentar la ratio de las plantillas con las que cuentan los centros residenciales de mayores. EFE


Compartir

Dejar respuesta