historia Vitoria-Gasteiz turística negocios ocio
comercio turismo pequeño

Las pernoctaciones en los hoteles vascos se han desplomado durante los tres meses de verano un 50,8 % con respecto al pasado año y las entradas de viajeros también han bajado un 47,4 %, todo ello motivado por los efectos que la pandemia de coronavirus está teniendo en el sector turístico.

El Instituto Vasco de Estadística, Eustat, ha dado a conocer los datos correspondientes al conjunto de julio, agosto y septiembre, cuando las entradas en los establecimientos hoteleros vascos sumaron 526.814, lo que derivó en un total de 1.034.437 pernoctaciones.

Por territorios, el descenso de las pernoctaciones más acusado en términos interanuales se ha producido en Bizkaia, donde la caída en todo el verano ha sido de un 58,7 %, seguida de Álava con un 50,1 %, y Gipuzkoa, con un descenso del 42,2 %.

Las entradas de turistas también han caído en mayor medida en Bizkaia, un 58,7 %, seguida de Álava, con un descenso del 47,6 % y el mejor comportamiento ha sido el de Gipuzkoa, donde la bajada ha sido del 33,6 %.

Los descensos han sido generalizados en los tres meses de verano y se han agudizado en septiembre. Así en julio las pernoctaciones en los hoteles vascos cayeron un 50,8 %, y las entradas un 45,2 %. Los datos de agosto fueron algo mejores, al caer las pernoctaciones un 43,1 % y la llegada de viajeros un 39,2 % y el mayor desplome se ha producido en septiembre, datos que se han conocido hoy, con una bajada de la llegada de viajeros del 59 % y del 60,2 % en las pernoctaciones.

La incidencia de la crisis este mes de septiembre en la evolución del turismo también es menor en Gipuzkoa, ya que es el que menos cae tanto en entrada de viajeros, un 50,6 % menos, como en las percnoctaciones, un 56,2 %. Le sigue Álava donde el pasado mes bajaron un 55,2 % las entradas y un 54,7 % las pernoctaciones. En Bizkaia el descenso fue más pronunciado: de un 67 % en las entradas y un 65,4 % las pernoctaciones.

El Eustat también ha constatado que la reducción de la entrada de turistas procedentes del extranjero ha alcanzado el 67,7 % en el cómputo de los tres meses de verano, mientras que la de turistas estatales ha sido del 27,4 %. Así llegaron a los hoteles vascos durante esos meses un total de 160.806 viajeros de otros países que generaron 288.829 pernoctaciones, un 71,4 % menos, mientras que los estatales han sumado 366.008 y sus pernoctaciones han alcanzado las 745.608, un 31,7 % menos.

En lo que a las capitales vascas se refiere, la evolución es paralela a la territorial: Bilbao es la que más ha sufrido la caída en el conjunto de verano, ya que a los hoteles de la ciudad han llegado 121.845 viajeros, un 59,3 % menos, y las pernoctaciones han alcanzado las 230.784, un 61,2 % menos que en los tres meses de 2019.

En Vitoria el desplome en las entradas ha sido del 51,7 % (43.207) y de las pernoctaciones un 54,1 % (83.414). San Sebastián es donde menor ha sido la caída, ya que en este verano las entradas en los hoteles sumaron 155.319, un 29,6 % menos, y las pernoctaciones bajaron un 40,3 % hasta sumar 308.331.

En cuanto al grado de ocupación por plazas, en el conjunto de Euskadi se ha situado en un 40,8 %, 32,0 puntos porcentuales menos que en el verano de 2019, y el grado de ocupación por habitaciones se ha situado en un 47,5 %, 34,6 puntos porcentuales menos que en el mismo período del año anterior.

Respecto a la evolución de los alojamientos rurales, la intensidad de la caída ha sido menor que en los hoteles. Durante el verano llegaron a estos establecimiento un total de 39.930 viajeros, un 37,9 % menos que en 2019, y las pernoctaciones alcanzaron las 127.703, un 36,4 % menos.

Al igual que en el resto de indicadores anteriores, Bizkaia es el que peor datos ha tenido con un descenso de entradas en alojamientos rurales del 47,9 %, seguida de Álava, con una bajada 42,1 %, y de Gipuzkoa, donde la caía ha sido del 29,8 % . Para las pernoctaciones los descensos han sido del 42,1 % en Bizkaia, del 37,5 % en Álava y del 32,8% en Gipuzkoa. EFE


Compartir

2 Comentarios

  1. ¿Y que esperaban? Hay que ser idiota para venir a España teniendo otros destinos fuera en los que se puede estar tranquilamente por la calle disfrutando las vacaciones sin llevar la mierda del bozal, yo también me pase el verano fuera y para la temporada de esquí haré lo mismo.

  2. Yo también acabo de estar en Madeira, Portugal. En estas condiciones no merece la pena hacer turismo en España, un país convertido en un inmenso manicomio. Ya estuve en agosto en Tenerife, y la sensación fue terrible. ¿España?. No, gracias.

Dejar respuesta