Vitoria: Alertaban hace años de delincuentes más violentos

ACTUALIZACIÓN INFORMATIVA:

EFE).- El hombre detenido ayer por el asesinato de su expareja, una mujer de 44 años que fue hallada muerta por heridas de arma blanca en el interior de un vehículo en Miranda de Ebro, Burgos, ha confesado el crimen ante la Policía Nacional, según han informado a Efe fuentes de la investigación.

El hombre, que fue detenido ayer por la tarde en la planta de Mercedes de Vitoria donde trabaja, lleva todo el día en dependencias policiales de Miranda de Ebro y ha confesado la autoría del crimen que habría cometido con un arma blanca de grandes dimensiones.

Por otra parte, fuentes policiales han indicado a Efe que la investigación no está cerrada y mantienen abiertas varias hipótesis sobre lo sucedido.

La titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Miranda de Ebro, encargada del caso, ha decretado el secreto de sumario.

El hombre y la mujer asesinada, que tenían dos hijos -uno de ellos menor-, se encontraban en trámites de separación y llevaban varios años viviendo en Turiso, del municipio alavés de Lantarón.

El cuerpo de la mujer fue hallado el mediodía de ayer dentro de un vehículo y, al parecer, fue una vecina de la zona la que la vio y dio aviso a la Policía Nacional al ver que estaba cubierto de sangre.

Efectivos de Policía Nacional y Policía Local acudieron al lugar donde confirmaron que la mujer había fallecido.

Tras el levantamiento del cadáver, que se encuentra en el Instituto de Medina Legal de Burgos, los agentes se llevaron el vehículo en el que se encontraba y otro turismo próximo que presentaba manchas de sangre en el exterior.

INFORMACIÓN 11.30 horas

El hombre detenido ayer por el asesinato de su expareja, una mujer de 44 años que fue hallada muerta por heridas de arma blanca en el interior de un vehículo en Miranda de Ebro, Burgos, no tenía denuncias previas por malos tratos, según han informado a Efe fuentes de la investigación.

El hombre, que fue detenido ayer por la tarde en la planta de Mercedes de Vitoria donde trabaja, permanece en dependencias policiales de Miranda de Ebro y todo apunta a que hoy no pasará a disposición judicial.

Por otra parte, fuentes policiales han indicado a Efe que la investigación no está cerrada y mantienen abierta varias hipótesis alternativas sobre lo sucedido.

La titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Miranda de Ebro, encargada del caso, ha decretado el secreto de sumario.

El hombre y la mujer asesinada, que tenían dos hijos -uno de ellos menor-, se encontraban en trámites de separación y llevaban varios años viviendo en Turiso, del municipio alavés de Lantarón.

El cuerpo de la mujer fue hallado el mediodía de ayer dentro de un vehículo y, al parecer, fue una vecina de la zona la que lo vio y dio aviso a la Policía Nacional al ver que estaba cubierto de sangre.

Efectivos de Policía Nacional y Policía Local acudieron al lugar donde confirmaron que la mujer había fallecido.

Tras el levantamiento del cadáver, que se encuentra en el Instituto de Medina Legal de Burgos, los agentes se llevaron el vehículo en el que se encontraba y otro turismo próximo que presentaba manchas de sangre en el exterior.

 

Juntas de Álava, Vitoria y Rivabellosa rechazan hoy el «asesinato» de Miranda

EFE).- Las Juntas Generales de Álava y los ayuntamientos de Vitoria y Rivabellosa han convocado hoy sendas concentraciones para denunciar el «asesinato machista» de una mujer perpetrado ayer en Miranda de Ebro (Burgos).

El presidente del parlamento provincial de Álava, Pedro Elósegui, ha anunciado que los procuradores junteros se concentrarán frente a la Diputación una vez que concluya el pleno que celebran hoy las Juntas Generales, mientras que las protestas ante los consistorios de Vitoria y Rivabellosa tendrán lugar a las doce del mediodía.

La víctima, de 44 años y con dos hijos, murió presuntamente a manos de su marido, de quien estaba en trámites de separación, y fue encontrada en un vehículo aparcado en Miranda de Ebro con heridas de arma blanca y cubierta de sangre.

Una vecina de la zona fue la que dio aviso a la Policía, cuyos agentes se trasladaron posteriormente a Vitoria y detuvieron en la planta de Mercedes de la capital alavesa a su pareja, que trabaja en esta factoría.

Ambos llevaban varios años viviendo en la pequeña localidad alavesa de Turiso, dentro del municipio de Lantarón, y la fallecida trabajaba en el colegio Unamunzaga de la cercana localidad de Rivabellosa.

La Agrupación Socialista de Ribera Baja y el PSE-EE de Álava en su conjunto han mostrado hoy su «su repulsa ante el asesinato de esta trabajadora del colegio Unamunzaga» y han invitado a los ciudadanos a la concentración convocada a mediodía en Rivabellosa.

Los socialistas alaveses han expresado en un comunicado «sus condolencias a los familiares de esta mujer de 44 años» y especialmente a sus dos hijos «que son también víctimas de la violencia de género».

El PSE ha mostrado su indignación porque 2017 está siendo un año «negro» por la dramática cifra de mujeres asesinadas.



Dejar respuesta