TD Systems Baskonia, actual campeón, y Valencia Basket, protagonista del verano con los fichajes más sonados, protagonizarán el inicio de la Liga ACB marcado por los casos de coronavirus que obligaron a suspender varios partidos.

Azulgranas y toronjas esquivaron los positivos por Covid y podrán disputar el partido más atractivo de un accidentado arranque de competición, al que llegan en pleno crecimiento de juego.

Ambos conjuntos ofrecieron muy buenas sensaciones en sus últimos partidos. Aunque Baskonia cayó en la Supercopa contra el Barça, se deshizo con mucha comodidad del Pau Orthez en su último duelo de preparación en el que jugó Youssoupha Fall, el último baskonista en incorporarse al grupo de Dusko Ivanovic, que contará con todos sus efectivos disponibles, incluidos Rokas Giedraitis, Alec Peters y Toney Jekiri, llamados a jugar muchos minutos y liderar en diferencias situaciones al equipo vasco.

El Valencia Basket por su parte, aterriza en Vitoria tras ofrecer el juego más vistoso de la pretemporada, gracias a la incorporación de un importante número de jugadores contrastados, que ofrecieron rendimiento desde los primeros compases de la preparación valencianista.

Jaume Ponsarnau mantiene la duda de Vanja Marinkovic para la reedición de una de las últimas semifinales del último título liguero que se disputó en su cancha.

El técnico catalán recupera físicamente para esta primera jornada a fichajes como Klemen Prepelic o Derrick Williams, con problemas durante los entrenamientos preparatorios. Del mismo modo también estarán disponibles Martin Hermannsson, Nikola Kalinic y Jaime Pradilla, las caras nuevas de los valencianistas.

Así, entre ambas escuadras, debutarán siete jugadores nuevos en la competición liguera en un partido de altos vuelos que se celebrará en el Buesa Arena, donde el Baskonia ha vencido en 31 de los 37 últimos partidos de liga ante los levantinos.

El campeón defiende título con medio equipo nuevo

El TD Systems Baskonia defenderá el título con medio equipo nuevo y una combinación de jugadores contrastados y jóvenes promesas que volverán a estar dirigidos por el montenegrino Dusko Ivanovic.

El club vitoriano reaccionó este verano con rapidez a las salidas de jugadores contrastados de la talla de Tornike Shengelia (CSKA) y Shavon Shields (Olimpia) y a las de Jayson Granger (Alba Berlin) y Patricio Garino (Zalgiris), que no tuvieron suerte con las lesiones en su etapa azulgrana.

De esta forma consiguió hacerse este verano con el lituano Rokas Giedraitis (Alba Berlín), pretendido por varios equipos, y que está llamado a ser una de las piezas fundamentales de un Baskonia que apunta cambiar su juego, liderado por Toko Shengelia la pasada temporada, y que en este curso contará con varios puntos de apoyo.

Un ejemplo de ello será Alec Peters (Anadolu), que precisamente ocupará el puesto del georgiano, que ha sido el más regular de la pretemporada vitoriana demostrando su gran puntería y inteligencia sobre el parqué. El americano deberá cambiar su rol de especialista que tenía en otros equipos para acaparar más balón en las opciones ofensivas de los vascos.

En la zona no continuará el nigeriano Michael Eric, que cederá su lugar a su compatriota Tonye Jekiri (Asvel), otro jugador que debutó en la Euroliga el año pasado y que mantiene un crecimiento constante en cada temporada. La intimidación, el rebote y la transición a pesar de su envergadura estarán al servicio de un Baskonia que ha ganado en presencia física respecto al curso pasado.

A estos jugadores se les unen tres caras conocidas para los aficionados. El lituano Tadas Sedekerskis volverá a vestir la camiseta del primer equipo junto a otros dos canteranos que prometen dar muchas alegrías a la parroquia alavesa, el base letón Arturs Kurucs y el escolta estonio Sander Raieste, que vuelven después de horas de vuelo en los equipos punteros de sus respectivos países.

Este cóctel derivará en un juego físico, moldeado por Dusko Ivanovic, que será fiel a su estilo, pues el punto de apoyo del equipo estará en la intensidad defensiva que les llevó a levantar el título la pasada campaña.

Pierrià Henry, uno de los hombres importantes en esta filosofía, volverá a estar en los mandos del equipo junto al MVP de la última final, Luca Vildoza, que tendrá que dar un paso al frente y terminar de madurar en su juego de anotación y velocidad.

Junto a ellos continuará Ilimane Diop que tomará la capitanía tras renovar su compromiso baskonista y dar el mejor relevo posible tanto a Tonye Jekiri como Youssoupha Fall, el techo de la liga. El senegalés apenas jugó en pretemporada por una fascitis plantar que le apartó de la fase final de Valencia, pero este año podrá marcar diferencias en un competición donde hay muy pocos jugadores.

Achille Polonara, uno de los descubrimientos del curso pasado, y que tanto rendimiento ofreció con Ivanovic, tendrá tiempo para confirmar su capacidad en la pista en su segunda temporada lejos de Italia. Seguirá siendo, en principio, el “cuatro” suplente de un equipo que necesita apuntalar la línea exterior después de la salida de Khadeen Carrington antes de la Supercopa.

Por el momento, será el esloveno Zoran Dragic el que deberá rendir de inmediato en el perímetro, tal y como lo hizo al poco tiempo de aterrizar en Vitoria con la campaña comenzada y que le sirvió para aportar un punto más de intensidad al equipo vitoriano, que deberá integrar con acierto a sus nuevas piezas para repetir título. EFE

 


Compartir

Dejar respuesta