Por Inés Morencia (EFE).- El Alavés ha resurgido a costa de un paupérrimo Real Valladolid, que no se encontró cómodo en ningún momento y que quedó a merced de un rival con más ambición ofensiva, sobre todo, tras la expulsión de Nacho Martínez, que dejó al equipo local totalmente perdido.

La lluvia se hizo protagonista en un partido de necesidades en los dos equipos, y los locales buscaron con ahínco el área visitante, realizando buenas propuestas desde la banda derecha, con un Janko muy activo, que facilitó el primer centro a Toni Villa en el minuto 4, cuyo disparo detuvo sin problemas Pacheco.

El cuadro vasco no renunciaba a plantar cara en el plano ofensivo y, así, la primera ocasión estuvo en las botas de Joselu, con un remate un tanto forzado que se fue a la izquierda de la portería defendida por Roberto. Pero los vallisoletanos seguían causando peligro, esta vez, con un centro de Janko que no remató bien Orellana.

Llegó esa jugada en la que, un fallo defensivo, provocó el penalti de Nacho sobre Joselu, que además supuso la expulsión del lateral izquierdo del Real Valladolid.

Un jarro de agua fría que no cayó del todo, puesto que Lucas Pérez no pudo subir el gol al marcador, al estrellar su lanzamiento en el larguero.

Sergio González decidió cambiar a Weissman, tras quedarse con un jugador menos, para dar salida a Raúl Carnero y afianzar la defensa. Pero los vallisoletanos entraron en un pozo de desorientación y no fueron capaces de reaccionar ante tantas situaciones adversas pero que, sin embargo, no supusieron una tragedia.

De hecho, la buena suerte parecía estar del lado del conjunto blanquivioleta, ya que un golazo de Lucas Pérez en el minuto 34, terminaría siendo anulado por el fuera de juego de Jota Peleteiro, encargado de facilitar el centro, desde la izquierda, al delantero del Deportivo Alavés, con lo que se llegó al descanso con el 0-0.

El miedo se hizo con el control en ambos conjuntos, lo que convirtió los primeros compases de la reanudación en una sucesión de insustanciales jugadas. Hasta que Jota Peleteiro mostró denuevo su calidad para superar a la zaga blanquivioleta y propiciar un gran centro que Pina remató perfectamente, estableciendo el 0-1 en el marcador.

Aunque Sergio González buscó todos los revulsivos, agotando los cambios, su equipo no lograba asentarse en ningún aspecto, porque no mostraba solidez defensiva ni tampoco mordiente en ataque. Por contra, el Alavés se creció y, tras varias ocasiones falladas por parte de Lucas Pérez, el segundo gol llegaría a través de Borja Sáinz, tras centro de Martín, para amarrar la victoria.

Ficha técnica:

0 – Real Valladolid: Roberto; Janko (Luis Pérez, m.80), Joaquín, El Jamiq, Nacho; Orellana, Alcaraz (Óscar Plano, m.80), Kike Pérez (Marcos André, m.59), Toni Villa (Roque Mesa, m.59); Weissman (Raúl Carnero, m.23), Sergi Guardiola.

2 – Deportivo Alavés: Pacheco; Ximo Navarro, Laguardia, Lejeune, Rubén Duarte; Edgar Méndez (Martín, m.84), Tomás Pina, Battaglia, Jota Peleteiro (Manu, m.84); Lucas Pérez (Borja, m.84), Joselu (Deyverson, m.70).

Goles: 0-1, m.55: Pina. 0-2, m.85: Borja Sáinz.

Árbitro: José Luis Munuera Montero (Comité andaluz). Mostró tarjeta roja directa a Nacho (m.20), y amarilla a Toni Villa (m.42),

Incidencias: Partido correspondiente a la séptima jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio José Zorrilla. EFE


Compartir

Dejar respuesta