Urkullu quiere resolver el
foto irekia

El proyecto de presupuestos vascos para 2022 ha superado su primer trámite parlamentario con el rechazo de las enmiendas a la totalidad presentadas por Elkarrekin Podemos-IU, PP+Cs y Vox, tras un debate en el que el acuerdo presupuestario entre el Gobierno Vasco de coalición PNV-PSE y EH Bildu ha sido protagonista.

Los dos socios de gobierno han votado este martes en la Cámara en contra de la devolución de las cuentas y a ellos se ha sumado EH Bildu, coalición que ha alcanzado por primera vez desde que se formó un acuerdo presupuestario con el Gobierno Vasco mediante el cual se abstendrá en la votación final de la ley a cambio de mover 253 millones de euros.

Una vez superado este trámite, el proyecto continuará su tramitación en el Parlamento con el debate en comisión de las enmiendas parciales presentadas y la ley se aprobará en el pleno del próximo día 23.

Los segundos presupuestos de esta legislatura para el gabinete de Iñigo Urkullu contarán en esta ocasión con la abstención de EH Bildu, el primer grupo de la oposición, algo que no era necesario para que salieran adelante ya que PNV y PSE cuentan con mayoría absoluta en la Cámara.

Ese acuerdo ha centrado de hecho parte del debate de hoy en el Parlamento ya que ha recibido el aplauso del consejero de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, y de los representantes de PNV y PSE, y el reproche de Elkarrekin Podemos-IU, PP+Cs y Vox, quienes tampoco han escatimado en críticas al contenido de las cuentas.

Azpiazu ha destacado en su intervención que el acuerdo con la coalición soberanista supone un «cambio de rumbo» de EH Bildu en el tablero institucional de Euskadi y en sus «propias estrategias políticas». También ha reconocido que puede representar «la apertura de un camino y la antesala, quizás, de otros acuerdos».

El consejero ha calificado de «realistas y realizables» las cuentas presentadas para el próximo ejercicio, que ascienden a 13.107,8 millones de euros, un 5,3 % más que los de 2021, frente a las calificaciones de «timoratas», «escasas» y «continuistas» de los representantes de Elkarrekin Podemos, PP+Cs y Vox.

Desde EH Bildu, su portavoz Maddalen Iriarte, ha argumentado que el proyecto «está muy lejos» de lo que Euskadi necesita pero ha indicado que han conseguido mejorar el original.

También ha opinado que el Gobierno Vasco ha empezado a «vislumbrar» cuál es el «camino correcto» para construir el futuro de Euskadi. «Para cuidar a las personas es necesario tener un país soberano y necesitamos poner en marcha ese debate», ha indicado.

Desde los partidos que han pedido la devolución de las cuentas, la portavoz de Elkarrekin Podemos-IU, Miren Gorrotxategi, ha asegurado que estas son «otra oportunidad perdida» para «asegurar» y «consolidar» la recuperación económica y para garantizar que esta sea «inclusiva y justa».

Su compañero Jon Hernández (IU) ha lamentado que EH Bildu haya decidido dar «el visto bueno a unas cuentas» a cambio «de modificaciones en partidas que no suponen ningún tipo de cambio político» y ha recordado las «duras críticas» que ese partido lanzó contra ellos cuando pactaron las cuentas con el Gobierno Vasco en el pasado.

El portavoz de PP+Cs, Carlos Iturgaiz, ha afirmado que el Ejecutivo no ha querido abordar «en serio» una negociación para hacer de los presupuestos un instrumento «útil» para la recuperación y ha opinado que el acuerdo con EH Bildu es un pacto para la «imposición, la exclusión y la ruptura» que se «ensaya» en estos presupuestos, pero que puede tener otro recorrido.

La única parlamentaria de Vox, Amaia Martínez, ha censurado un proyecto que solo busca «más construcción nacional» y ha afirmado que el acuerdo con EH Bildu es la «prueba de que son unos presupuestos de ruptura».

Las representantes del PNV y el PSE Itxaso Berrojalbiz y Susana Corcuera, respectivamente, han defendido un proyecto presupuestario que sirve para «relanzar» la economía sin dejar a nadie atrás, han negado que sean unas cuentas «escasas» y han puesto en valor la actitud de EH Bildu.

Berrojalbiz ha recalcado que el PNV y el PSE no «radicalizan sus valores» por pactar con la coalición soberanista sino que demuestran su capacidad para tejer alianzas entre diferentes y Corcuera ha opinado que el PP se ha «autoexcluido» en la negociación presupuestaria.

La socialista le ha recordado también a la bancada de Elkarrekin Podemos-IU que no pactar les «aleja» de lo que necesitan también sus votantes. «¿Qué se puede hacer con 6 escaños si no se acuerda con este Gobierno?, les ha preguntado, al tiempo que ha opinado que la coalición morada ha tenido un «ataque de celos» por el acuerdo con EH Bildu. EFE



1 Comentario

Dejar respuesta