La afición del Alavés ha pasado del desánimo total a la esperza por mantener la categoría en tan solo 24 horas.

Las redes sociales disponían de mensajes mayoritariamente negativos hasta ayer. Y la esperanza se ha instalado. El nuevo entrenador Calleja ha sido capaz con sus declaraciones de cambiar el ambiente.

Ha sido tan contundente en su idea de mantener la categoría, que ha contagiado.

La realidad, a partir del próximo partido. Incorporamos el escrito de un lector que resume el estado de ánimo cambiante de muchos:

«Todo el mundo habla de desastre y fracaso cuando aún quedan 9 jornadas.

Con Machin fuimos capaces de estar 9 jornadas sin perder y porqué no vamos a estar ahora?

Fracaso y desastre a final de temporada, esto es deporte, y lo bonito es que estos puede dar mil vueltas. Yo como aficionado del Alaves confío en una solvente salvación».


Compartir

6 Comentarios

  1. Ya puede venir Guardiola o Mourinho que si los jugadores no quieren, no hay nada que hacer, da la sensación que además de sus líos internos están a mal con Sergio Fernández y la directiva. Si encima el campo está vacío pues mejor para hacer sus tropelías.
    Equipo… hay, si Pacheco se pone las pilas igual que Laguardia, junto a Lejeune, Ximo y Duarte, luego Pina, Pellistri, Battaglia y Jota (jugando como sabe), delante Joselu y Lucas, creo que si todos empujasen, se sale de esta, pero a diferencia de los grandes equipos que con 3 o 4 jugadores empujando les vale, nosotros necesitamos a todos. Animo pues…

  2. Jjjjj este fin de semana vuelve a palmar el Alaves y empezamos la remontada ya la semana que viene en casa, pero no , será la siguiente o la siguiente y mientras…. menos mal que con esta lacra del COVID no hemos hipotecado la ciudad con un campo mas grande, se puede ser aficionado pero tonto No ,
    solo era especulación inmobiliaria para el engorde algunos, y sin pensar en las típicas mordidas del pnv; y que tantas obras innecesarias ha realizado…

    • Espero que en esta querida ciudad de Vitoria nunca nos veamos tan idiotizados por el fútbol como nuestros vecinos del Bilbao, donde el fútbol es omnipresente en todos los espacios públicos, conversaciones de los ciudadanos, y demás ámbitos sociales.
      Si tener un equipo en Primera significa terminar así de locos casi prefiero animar a un humilde (pero digno) equipo de Segunda.

Dejar respuesta