foto irekia

EFE.- Los partidos de la oposición han censurado la falta de planificación y control en el proceso de vacunación en Euskadi, han criticado la «soberbia» y «prepotencia» del Departamento de Salud ante las solicitudes de explicación y, tras acusar a su titular, Gotzone Sagardui, de «mentir», han vuelto a reclamar su dimisión.

Sagardui ha comparecido este miércoles en el Parlamento Vasco a petición del PP, Elkarrekin Podemos-IU y Vox para que volviera a dar explicaciones sobre las vacunaciones irregulares en los hospitales de Basurto y Santa Marina que se saldaron con el cese y la dimisión de sus dirigentes.

La consejera ya compareció el 27 de enero para hablar de este mismo tema y en aquella ocasión hizo un minucioso repaso cronológico de lo ocurrido en ambos hospitales.

Hoy la consejera se ha remitido a esas explicaciones, que ha repasado de manera resumida. Ha reiterado en este sentido que cuando supo que el gerente de Basurto se había vacunado -sin registrarlo- cuando no le correspondía fue cesado al negarse a dimitir.

También se ha reafirmado en que ignoraba que el gerente de Santa Marina tenía intención de vacunar a toda la plantilla en una sola jornada y que eso suponía «ignorar» los criterios de vacunación. De haberlo sabido lo hubiera evitado, ha asegurado.

Desde la oposición, la representante de PP+Cs Laura Garrido ha calificado de «desastrosa» gestión de la vacunación en Euskadi y ha denunciado que no existe un plan.

Garrido ha acusado a la consejera de haber «faltado a la verdad» en sus explicaciones sobre lo sucedido en Santa Marina y le ha instado a reflexionar «seriamente» sobre su continuidad porque está «absolutamente inhabilitada» para seguir.

También ha censurado la «prepotencia» y «soberbia» del Gobierno Vasco ante las críticas y ante el «varapalo» del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, que ha permitido la reapertura de la hostelería en municipios en zona roja en contra del criterio de Ejecutivo.

Desde Elkarrekin Podemos-IU Jon Hernández ha dicho que «no es creíble» la versión de Sagardui sobre lo sucedido en Santa Marina y ha asegurado que si insiste en que se debió a un error evidencia que la planificación de la vacunación está siendo «chapucera».

«Se ha mantenido en una versión en la que no cree nadie», ha resumido Hernández, quien ha preguntado a la consejera si debería sentirse responsable por esos «errores» en las vacunaciones.

Rebeka Ubera, de EH Bildu, ha insistido en que Sagarudi ha «mentido, negado lo ocurrido y ocultado información» sobre las vacunaciones irregulares y ha remarcado que la campaña de vacunación está siendo un descontrol, con «falta de planificación y transparencia». La imagen es «realmente penosa, lamentable», ha descrito.

Ubera ha asegurado que es necesario encauzar la situación y que para ello hace falta un «liderazgo firme» con «credibilidad», algo que de lo que ha dicho carece Sagardui.

«Puede haber errores pero si se actúa con arrogancia y no se asume responsabilidades se pierde credibilidad», ha enfatizado Ubera, quien ha acusado al Gobierno Vasco de actuar con las vacunas como si fueran suyas.

Amaia Martínez (Vox) ha dicho que la consejera miente y que lo lógico sería que cediera el testigo porque las razones para que dimita se han multiplicado desde que salió a la luz lo sucedido en Santa Marina y Basurto.

Los dos grupos que sustentan al Gobierno Vasco, PNV y PSE-EE, han insistido a través de Luis Javier Tellería y Ekain Rico, respectivamente, en que se han dado todas las explicaciones necesarias sobre este caso, en que existe un protocolo de vacunación remitido a todas las OSIS y en que se ha apartado a quienes no lo cumplieron.

La consejera se ha defendido de las críticas de la oposición sobre la campaña de vacunación asegurando está perfectamente planificada y que se desarrolla «según lo previsto» y sin «ceder a rankings ni presiones mediáticas», y con grupos de vacunación están «definidos». EFE


Compartir

2 Comentarios

  1. Cuando un miembro-o-miembra de las castas político, político-funcionarial o funcionarial, con pandemia y sinpandemia, igual si son de mi autonomía como de la autonosuya, comete un «error», la primera reacción es mirar palameca, «nohayerror», o como decía Bart Simpson, yonohesido. En caso de ser imprescindible admitirlo, pueden optar por: 1, nópássaná, es «error subsanable». 2, no hay error sino percepción de error. 3 el presunto error lo determinará el juez. Tras este último recurso, se acabó la gaita.

  2. Me encanta, esta doble vara de medir de los partidos, anda que no las han hecho gordas en el gobierno de España, y aun estoy esperando que tanto Podemos como Eh Bildu carguen contra Illa o Simón…
    Pero resulta que al Illa o Simón local, le crujen, por una minina parte de lo que ha hecho el Gobierno de España. Que cosas…

Dejar respuesta