fotos obras chapuza vitoria
obras vitoria

Las obras para mejorar la accesibilidad peatonal y ciclista en la calle Malizhaeza, entre Armentia y la carretera A-2102 junto a Lasarte, arrancan hoy.

La intervención obligará a cerrar de forma provisional uno de los carriles de la vía, el de salida de la ikastola hacia Armentia. Y es que este espacio se utilizará para garantizar el tránsito peatonal durante la obra y es necesario para ejecutar la intervención.

El Ayuntamiento ha mantenido contactos con el centro escolar y los centros de mayores del entorno, así con las Juntas Administrativas afectadas.

Este proyecto es fruto del programa participativo ‘Mejorando Vitoria-Gasteiz Hobetuz’ y ha sido impulsado por los departamentos de Participación Ciudadana y Movilidad y Espacio Público. Tendrá una inversión de 257.593,73 euros, IVA incluido, y un plazo de intervención de 2 meses y medio.

El objetivo de la reforma de la calle Malizhaeza es renovar esta arteria, afectada por la cercanía de un centro educativo y de una residencia para personas con movilidad reducida.

También forma parte de uno de los itinerarios habituales de ocio y paseo de la ciudadanía en el entorno del parque de Armentia y de Portal de Lasarte, lo que hace que congregue a paseantes, corredores y ciclistas.

En estos momentos, la zona está deteriorada porque las raíces del arbolado han levantado la acera, que es estrecha y que en algunos puntos está impracticable. Junto a ella hay un bidegorri bidireccional a distinto nivel, que también está en mal estado, y una calzada con dos carriles.

Esta arteria sufrirá un cambio significativo cuando sea reformada y amplíe su espacio peatonal. La acera se ensanchará y renovará como consecuencia de que el actual bidegorri pasará a ser de uso exclusivo de los paseantes. De este modo, las bicicletas se derivarán a la calzada. Además, la iluminación también será mejorada y trasladada al lado norte de la calle y Amvisa renovará la red de saneamiento.

 



4 Comentarios

  1. Independientemente del presunto «interésocial» de esta obra, va a propiciar que tras muchos años, se de por finalizada la señalización vertical y horizontal incongruente, absurda y caótica. En fin, la caótica señalización no ha causado desgracias por la buena cabeza de la mayoría de los paseantes, a pesar del el pasotismo y negligencia de los que ahora la «mejoran». Porque lo que llaman «calle» es un camino en el que la señalización vertical dice que «sin salida» y con trafico limitado a vehículos agrícolas con 6 tn, que cuenta con un bidegorri anexo a la que se añadió recientemente una señal de «paseopeatonal» sobre la acera impracticable. La cual parece que anulaba la señalización horizontal porque así se le ocurrió un día a una lumbrera.

Dejar respuesta