justicia juez pagar

(EFE).- La Fiscalía Superior del País Vasco ha lamentado las declaraciones del juez que preside el tribunal del llamado caso «De Miguel», Jaime Tapia, ya que «pueden interpretarse como un cuestionamiento concreto de una Fiscalía o del sistema» procesal.

El Ministerio Público y las defensas de los principales acusados en el «caso De Miguel», una presunta trama de cobro de comisiones ilegales que sienta en el banquillo a exdirigentes del PNV alavés, negocian un acuerdo que pasa por admitir algunos delitos a cambio de una pena menor.

En una entrevista en Radio Vitoria, el magistrado que preside la sala de la Audiencia que enjuicia ese procedimiento, Jaime Tapia, dijo el viernes que «por prudencia institucional» no podía hablar del proceso, si bien añadió que en general, los escritos de las acusaciones «normalmente están inflados» y se piden más años de condena para luego llegar al acuerdo entre las partes.

Esto tiene «cierta lógica» y es como cuando «uno va a regatear al mercado», afirmó Tapia quien añadió que las Fiscalías en todo España tienen asumido que si van «con el mínimo legal previsto, las posibilidades de llegar a una conformidad son mínimas o pocas», pero si parten de «una mayor cantidad y luego bajan hay mayores posibilidades».

Para Tapia este sistema tiene «muchas desventajas» y coloca en una «mala situación» a los jueces porque al final parecen que son «benévolos» con los condenados, cuando son los que «realmente se ajustan a la legalidad».

Para la Fiscalía Superior del País Vasco, «esas declaraciones y los términos utilizados en ellas pueden trasladar al ciudadano la errónea impresión de que el cumplimiento de la legalidad o de proporcionalidad sólo corresponde al tribunal sancionador, y no a los fiscales o a los jueces de instrucción que abren juicio por un número de hechos delictivos que luego es reducido por el fiscal o en los cuales las acusaciones piden el archivo».

«La cuestión tratada no es un problema de imagen de mayor o menor dureza o benevolencia, sino de afirmar el respeto a la ley procesal vigente», ha asegurado la Fiscalía Superior.

En ese sentido, ha insistido en que «los comentarios realizados parecen proponer que lo adecuado es cerrar al juez sentenciador los márgenes en los que debe moverse, dada la vigencia del principio acusatorio que le impide condenar por delitos diferentes o penas superiores a las solicitadas por las acusaciones».

Sin embargo, «no es esta la posición» la que mantiene la Fiscalía, que entiende que, «es en el juicio oral donde se han de cambiar las conclusiones provisionales en definitivas o presentar conclusiones alternativas cuando los hechos se puedan encuadrar en varios delitos o ser procedente de otra pena».

Un total de 26 personas están procesadas en esta causa. El principal imputado es Alfredo de Miguel, para quien la Fiscalía pide más de 54 años de cárcel por liderar supuestamente una trama de cobro de comisiones ilegales.

La Fiscalía ha mantenido que De Miguel dirigió un entramado societario creado antes de 2005 con el que buscaba obtener un «ilícito beneficio económico destinado a su enriquecimiento personal y de terceras personas» y que para ello se valió de las responsabilidades políticas que tenía por su pertenencia al PNV. EFE


Compartir

2 Comentarios

  1. Un gran Juez ! Quien quiera que se vea Juzgado por el….Si eres inocente .. mi enhorabuena por que es Justo, hace justicia y sabe hacerlo, que es lo que queremos cuando nos vemos en un proceso Judicial y se ve y se nota cuando estás dentro de una sala con el , y yo hablo habiendo estado en el banquillo de los acusados! A parte ..una persona sencilla , accesible, comprensiva, tolerante y respetuosa !

Dejar respuesta