gripe epidemia

La actividad de la gripe en Euskadi aumentó en la última semana de 2019 con una tasa de 75,2 casos por 100.000 habitantes, frente a los 64,2 de la semana previa, y ya ha causado la muerte a siete personas desde el inicio de la temporada.

El Departamento de Salud ha informado este viernes de que el aumento de la incidencia de la gripe en periodo comprendido entre el 23 y el 29 de diciembre ha sido «moderado» y de que «la actividad gripal sigue siendo baja por el momento».

Desde que comenzó la temporada de gripe 2019-2020 la red de Atención Primaria de Osakidetza ha atendido 821 consultas por gripe y se ha hospitalizado a 120 personas, de las 49 estaban graves. Hasta el momento siete personas han fallecido por complicaciones de la gripe, tres en la última semana. Todas ellas presentaban factores de riesgo o tenían más de 64 años.

Salud y Osakidetza han recordado que la gripe es una enfermedad vírica por lo que no está indicado tratarla con antibióticos, ya que no tienen eficacia frente a los virus y sólo deben tomarse en casos muy puntuales y siempre bajo prescripción médica.

Se trata de una enfermedad molesta, pero benigna en la población sana, no tiene tratamiento específico. Para hacerla frente se recomienda reposo, beber abundantes líquidos y antitérmicos para atajar la fiebre. Si la fiebre persiste, deberemos consultar con el personal médico.

Dado el alto índice de transmisión y contagio de la gripe es importante adoptar medidas higiénicas como protegerse frente a la tos y el estornudo, lavarse frecuentemente las manos y utilizar pañuelos desechables. EFE


Compartir

Dejar respuesta