Kutxabank Araski anunció este lunes que renuncia a jugar competición europea la próxima temporada 2020-21 por razones presupuestarias, pese a obtener el derecho deportivo al concluir la campaña en quinto lugar en liga femenina de baloncesto.

El conjunto de vitoriano emitió un comunicado en el explicó que «el tren de Europa tendrá que esperar».

El club vasco recibió la documentación de la FIBA para inscribir al equipo antes de este lunes, pero decidieron no dar ese paso una vez «analizada y valorada la situación».

Consideraron que «no es el momento para dar este paso» y fijaron todos sus esfuerzos en lograr cubrir el presupuesto para la temporada 2020/21, ya que todavía no lo tienen asegurado.

«El club ha sufrido duros recortes por parte de instituciones y se encuentra en búsqueda activa de patrocinios privados para que no se ponga en riesgo la viabilidad del club», añadieron desde la entidad.

«Jugar en Europa es un sueño que tiene la familia ‘araskizale’, pero es momento de ser responsables ante esta difícil situación que se nos ha presentado», explicaron. EFE


Compartir

Dejar respuesta