El profesor del ciclo Infantil de Vitoria investigado por presuntos abusos sexuales a al menos cuatro niños y niñas de 3 a 5 años ha sido «apartado temporalmente» de sus funciones docentes, ha anunciado hoy la consejera de Educación, Cristina Uriarte.

La titular de Educación del Gobierno Vasco ha recalcado, en declaraciones a los medios informativos en San Sebastián, que el profesor «hoy no ha acudido ya a dar clases» y que esta medida, de carácter «preventivo», se mantendrá hasta que se aclare lo sucedido.

Antes de presidir el acto de inauguración del Centro Elbira Zipitria, en el campus de la UPV/EHU de San Sebastián, Uriarte ha dicho a los periodistas que, a «primera hora» de esta mañana, ha mantenido personalmente una conversación con el fiscal superior del País Vasco, Juan Calparsoro.

Posteriormente lo ha hecho con responsables de la Inspección de Educación, desde donde, a su vez, «se han puesto en comunicación» con la Delegación de Álava, el centro educativo y también «con el propio profesor».

Esta persona, ha subrayado la consejera, «está involucrada en unas diligencias para investigar un caso, pero no está imputada», a la vista de lo cual esta misma mañana ha decidido adoptar «medidas preventivas».

Hasta que se conozca «qué es lo que está ocurriendo y si realmente esta persona está involucrada o no», han decidido «apartarle temporalmente del servicio», porque, según ha recordado, los máximos responsables de Educación deben «proteger a toda la comunidad educativa, tanto a los alumnos como al propio profesorado».

La consejera de Educación, Política Lingüística y Cultura ha querido «dejar de lado las contradicciones o la comunicación que ha podido haber en distintos momentos», porque lo que le «preocupa realmente» es «saber lo que está ocurriendo».

Ha precisado que, tras la conversación de esta mañana con el fiscal Calparsoro «para aclarar la situación», éste le ha remitido «un escrito oficial» en el cual le ha informado de cómo en junio pasado «se abrieron unas diligencias» por parte de la Fiscalía de Álava «para investigar», en las cuales «está involucrado» el profesor.

Ha hecho hincapié en que «está todo encauzado» y que «lo importante es buscar soluciones y tomar las medias necesarias», algo que ya se ha hecho.

La investigación de este caso se remonta al curso 2012-2013, cuando el padre de una niña de tres años denunció que la pequeña podría haber sido víctima de abusos sexuales por parte de un profesor cuando cursaba Primero de Educación Infantil.



Dejar respuesta