comercio casco Policía Local de Vitoria-Gasteiz

El Ararteko ha recomendado al Ayuntamiento de Vitoria que investigue si un agente de la Policía Local se extralimitó en el ejercicio de sus funciones al multar y gritar a una conductora que paró su vehículo para preguntarle por un establecimiento al verse desorientada por unos cortes de tráfico causados por una prueba deportiva.


Según la queja presentada por la mujer ante el Ararteko, los hechos sucedieron el 9 de julio de 2017.

Ese día la sancionada y unas amigas, que no viven en Vitoria, se dirigían a un restaurante en el centro de la capital alavesa coincidiendo con la celebración de un triatlón que había provocado varios cortes de tráfico regulados por la Policía Local.

En el marco de ese operativo un agente le ordenó parar el vehículo y después continuar circulando.

En ese momento la mujer se detuvo de nuevo para preguntarle al policía por un establecimiento comercial ya que se encontraba desorientada y tampoco sabía los motivos de los cortes.

Según la mujer, el agente no respondió a sus preguntas y se limitó a «gritarle» que estaba anunciado en todos los sitios y que circulase.

Ante el trato recibido, que la conductora consideró falto de educación y respeto, le pidió su número de identificación profesional y este, en lugar de facilitárselo, anotó su matrícula para denunciarla por no respetar la orden de continuar circulando.

A la vista de esa actitud la conductora decidió estacionar su vehículo y se dirigió al agente con la intención de quejarse por lo que consideró una actuación abusiva e irrespetuosa.

Sin embargo el policía hizo caso omiso.

La mujer presentó una queja ante el alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, quien a través del correo electrónico le pidió disculpas por el malestar que esa situación le pudo generar y le informó de que iba a trasladar su queja al departamento de Policía Local.

La conductora explica que dos meses después recibió la multa que el agente le impuso.

El Ararteko indica que, según la información que el Ayuntamiento le ha remitido, la investigación de los responsables de la Policía Local se ha circunscrito a recabar el parecer del agente, que aseguró que la mujer «pudo provocar un grave accidente» ya que se encontraba en la zona de paso de los ciclistas del triatlón.

En opinión de la institución que dirige Manuel Lezertua el consistorio no ha justificado la imposibilidad de hacer otras indagaciones y no ha informado sobre el trato dispensado por el agente a la mujer ni sobre su supuesta negativa a facilitarle el número de identificación personal.

El Ararteko recuerda que los miembros de la Policía del País Vasco tienen el deber de mantener un «trato correcto y esmerado en sus relaciones con la ciudadanía» y están obligados a proporcionar información cumplida y tan amplia como sea posible sobre las causas y finalidad de sus intervenciones.

Por todo ello el Ararteko estima que el Ayuntamiento no ha aclarado las dudas de la interesada sobre la actuación del agente y recomienda al consistorio que investigue su actuación para verificar si se extralimitó en el ejercicio de sus funciones y que revise también la sanción impuesta. EFE


Compartir

8 Comentarios

  1. Estos policias lo que deben de hacer es dar una bebida caliente o un helado a los ciudadanos segun el mes y dejarse de regular los eventos deportivos.

  2. O sea que vienen los ciclistas de la triatlón compitiendo y a buena velocidad supongo, y yo paro el coche en mitad de la rotonda para preguntar al policia dónde está un centro comercial… El policía trata de dejar libre la carretera cuanto antes, pero está conductora cree que es prioritario que le atiendan y le den explicaciones pq está desorientada y no encuentra un centro comercial.
    El policía que debe hacer? Yo lo tengo claro.

  3. Saturamos organismos e instituciones públicas con auténticas memeces y luego nos quejamos de que no se ocupen, atiendan y respondan con prontitud a los asuntos realmente importantes y prioritarios.

    Y a la señora desearle se relaje en las debajas o en el cine..

  4. La prepotencia y la forma de actuar de las nuevas generaciones de policía, deja mucho que desear. No tienen ni educación ni capacidad para saber tratar el ciudadano.

  5. Creo que la policía tiene en esta Ciudad tareas más importantes en las que ocuparles que la de hacer de «azafatas» y «azafatos». Por otra parte: ¿qué hay que investigar?. De esto se deduce que algunos tienen mucho tiempo libre…

    Y en mi opinión, bien puesta la multa y es lo menos que se merecía por: hacerle perder el tiempo, no actuar con prontitud ante sus indicaciones, poner en riesgo la seguridad de otros, amenazar a un agente…

Dejar respuesta