El Consejo de Administración de Tubacex ha denunciado la existencia de un «proceso sistemático» para «silenciar» a la plantilla de las factorías alavesas de Llodio y Amurrio y ha pedido a trabajadores, sindicatos, instituciones y sociedad en general un compromiso para que «desaparezcan las amenazas, intimidaciones y agresiones».

A través de una nota, el Consejo de Administración de esta empresa ha mostrado su «consternación» por los «graves acontecimientos» que ha dicho que se están produciendo en sus plantas alavesas durante los últimos seis meses.

En este sentido, ha denunciado que durante la reunión que este miércoles mantuvo el comité para valorar la propuesta de readmisión de los afectados por el ERE hecha por la dirección, un grupo de personas «irrumpió» en el encuentro para «evitar» que se debatiera la continuidad de esta huelga en una votación con todos los trabajadores.

Esta interrupción es, a juicio del Consejo de Administración, «la culminación de un proceso sistemático para silenciar a la plantilla», por lo que ha abogado por que el comité pueda seguir trabajando para poner fin a este conflicto.

Al mismo tiempo ha solicitado el compromiso de toda la plantilla, sindicatos, instituciones y sociedad en general para que «desaparezcan las amenazas, intimidaciones y agresiones a las personas, para que puedan decidir su propio futuro y derecho al trabajo con libertad».

Por último, ha advertido de que la compañía se ha visto afectada «gravemente» por la «inseguridad jurídica» que en su opinión se está generando en el ámbito laboral en Euskadi y que ha tenido «un relevante impacto que agrava la debilitada situación de estas plantas».

Las sentencias del 7 de julio del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) declararon nulos los despidos en ambas factorías y en ellas dio cinco días a la dirección para la readmisión de las 129 personas afectadas, de las que 95 eran rescisiones de contrato, 12 prejubilaciones y 22 bajas incentivadas.

La empresa comunicó entonces su intención de recurrir la resolución y de pagar los sueldos a los afectados sin que se reincorporaran al trabajo, decisión que luego se replanteó al aceptar readmitir a los trabajadores afectados por el ERE de manera escalonada, oferta que está analizando el comité de empresa. EFE

ELA pide a Tubacex una negociación «real» y unidad al resto de sindicatos

ELA ha pedido a la dirección de las plantas de Tubacex en las localidades alavesas de Llodio y Amurrio que se aborde «una negociación real» para readmitir a los despedidos y ha emplazado a los sindicatos con representación en estas fábricas a mantener la «unidad y la seriedad».

En un comunicado, esta central, que preside el comité de empresa, ha considerado que la propuesta de la dirección para llevar a cabo una reincorporación escalonada de los 129 trabajadores afectados por el ERE es «un primer paso para conseguir una posible solución», pero ha precisado que «no es suficiente».

Por ello ha emplazado a la dirección a abrir «un proceso de negociación real y serio», en el que se concreten los plazos, tiempos, condiciones y modos de la readmisión, su encaje en el nuevo ERTE y la vuelta a la actividad.

Asimismo, ha advertido de que mantener las prejubilaciones y las salidas voluntarios es incompatible «legal y jurídicamente» con la sentencia del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco que declaró nulos los despidos.

«La resolución de este conflicto no puede ser entregar una propuesta de 15 líneas escritas sin desarrollo de la misma y dejar en el aire muchas cuestiones y dudas jurídicas. Se debe alcanzar una solución que ponga fin al conflicto de forma clara y estable», ha reclamado.

ELA también ha recalcado «la lucha ejemplar» de la plantilla y ha hecho un llamamiento a todas las centrales «a mantener la unidad y la serenidad», convencido de que «el enfrentamiento y el reproche solo favorecen a la empresa».

Las sentencias del 7 de julio del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) declararon nulos los despidos en ambas factorías y en ellas dio cinco días a la dirección para la readmisión de las 129 personas afectadas, de las que 95 eran rescisiones de contrato, 12 prejubilaciones y 22 bajas incentivadas.

La empresa comunicó entonces su intención de recurrir la resolución y de pagar los sueldos a los afectados sin que se reincorporaran al trabajo, decisión que luego se replanteó al aceptar readmitir a los trabajadores afectados por el ERE de manera escalonada desde el 26 de julio al 30 de noviembre. EFE


Compartir

6 Comentarios

  1. Ya sabes si la vaca no da más leche,
    Lo siento por los afectados empresariales
    Siempre os quedará otra autonomía que os traten mejor.

  2. «Amenazas, intimidaciones y agresiones». Por desgracia aquí tenemos una larga tradición en estas lides. Así, mal futuro tiene esta empresa. Tampoco ayuda a que vengan otras.
    Si bien su efecto no es inmediato, basta comparar, con un horizonte amplio, la evolución del PIB con respecto al resto de España.

    • Los milagros pasan una vez en la vida, caballito milagrosamente se quedó, si Tubacex es inteligente echará a todos esos vagos a la calle con la menor indemnización posible y se irá a Europa del Este a ganar dinero tranquilamente y creando riqueza para pueblos que quieran trabajar y no politizar todo. AHORA QUE PAREN EL TRANVIA UN MES ESOS VAGOS !!!!

  3. Los sindicatos politiqueros y el resto de iluminados que les siguen, no se han enterado que una empresa se crea para ganar y generar dinero, no para generar puestos de trabajo a razón de 1800€/mes.
    Acabareis trabajando más de uno, por un plato de garbanzos, ilusos.

  4. Deja de preocuparte por el tranvía, creo q se lo van a llevar también al este. Allí los chóferes cobrarán la mitad y será mucho más rentable.

Dejar respuesta