reciclaje, vidrio

La tasa de reciclaje en Álava sigue sin alcanzar los objetivos europeos que sitúan en un 50 % el porcentaje óptimo de esta práctica, que en el territorio alavés se sitúa en el 33 %.

A pesar de no alcanzar todavía estos objetivos, el diputado de Medio Ambiente, Josean Galera, ha asegurado que «la evolución es positiva año a año», ya que «cada vez se generan menos residuos» y la tasa de reciclaje se encuentra al 33 % en 2019 frente al 21 % de 2010.

Galera ha ofrecido los últimos datos del Observatorio de Residuos de Álava correspondientes al pasado año durante su comparecencia este lunes en la Comisión de Medio Ambiente de las Juntas Generales de Álava.

El reciclaje que mejor se ha comportado es el del vidrio, el contenedor verde, y el del papel, contenedor azul, en los cuales ya se superan los objetivos europeos con un 87 % y 70 % de tasa de reciclaje, respectivamente.

La fracción orgánica experimenta también una leve mejoría con una tasa de reciclaje del 16 % frente al 13 % de 2018 dentro de un apartado donde la Diputación ha hecho hincapié en los últimos años con la puesta en marcha de sistemas de compostaje en los pueblos alaveses.

Además, destaca la recogida de textil para su reutilización, el contenedor blanco, que muestra una escalada al alza en los últimos nueve años desde los 0,97 kilos anuales por habitante que se recogían en 2010 hasta los 3,53 kilos por habitante recogidos durante el pasado 2019.

El reto medioambiental europeo se centra también en rebajar la media de generación de residuos, aspecto en el que Álava obtiene una media mejor que la vasca y estatal, aunque tampoco le alcanza para llegar a los objetivos marcados por Europa.

En este apartado, cada alavés genera una media de 409 kilos anuales frente a los 420 kilos por habitante generados en 2018 con una mejora del 2,7 % en el último año y de un 12 % respecto a 2010 cuando se generaban 465 kilos por habitante al año.

Galera ha emplazado a hacer «un mayor esfuerzo conjunto» de las administraciones y la ciudadanía para seguir trabajando hasta conseguir lo objetivos europeos. EFE


Compartir

2 Comentarios

    • Yo creo que ahí está la clave, no solamente en reciclar sino que dentro de la cesta de la compra venga menos material desechable.
      Cada vez que vacío el carro de la compra y empiezo a desempaquetar todos los artículos, me encuentro con una montaña de embalajes más grande que los artículos a consumir.
      Algún día vamos a comprar un paquete de 1 kg de garbanzos y cuando lo abramos, cada garbanzo va a estar empaquetado a su vez dentro de otro paquete individual.

Dejar respuesta