Euskadi ha cerrado 2023 con un encarecimiento de la vivienda nueva y usada del 4,6 % respecto al año anterior, con repuntes del 5 % en Gipuzkoa, del 4,9 % en Álava y del 4 % en Bizkaia, según los datos anuales de la tasadora Tinsa.

La subida del 4,6 % en Euskadi es algo más moderada que la del conjunto de España, donde el incremento se ha cifrado en el 5,1 %.

Por capitales, en Euskadi las diferencias de la subida en 2023 respecto al año anterior han sido más acusadas y las ha encabezado Bilbao con un 5,1 %, seguida de Vitoria con un 4,1 % y por último San Sebastián con un 3,7 %.

Sin embargo, en el último trimestre del año se ha confirmado según Tinsa una «desaceleración general y progresiva» de los precios residenciales en España, con una subida en el País Vasco del 3,6 % respecto al mismo periodo del año anterior, también inferior al 4,1 % de ascenso registrado en el conjunto de comunidades autónomas.

Entre octubre y diciembre tanto en Bizkaia como en Álava los precios han ascendido un 3,6 % mientras que en Gipuzkoa lo han hecho en un 1,3 %.

Por capitales el mayor encarecimiento interanual en el cuarto trimestre ha sido el de Vitoria, con un 3,2 % más. Por detrás se han situado Bilbao con un 2,4 % y San Sebastián con un 1,9 %.

Gipuzkoa ha cerrado el cuarto trimestre con un precio medio de 2.460 euros por metro cuadrado, la cuarta provincia más cara por detrás de Madrid, Baleares y Barcelona. Bizkaia figura en quinto lugar en la lista de provincias más caras con un precio medio de 2.399 euros.

Tinsa explica que la moderación en los precios detectada en el cuarto trimestre es «consistente con el descenso gradual» de la demanda residencial que se observa desde finales de 2022 a medida que comenzó a trasladarse a la economía el «impacto de la subida» de los tipos de interés por parte del BCE.

No obstante, el año 2023 concluye con la vivienda nueva y usada en España revalorizada de media un 38,4 % desde sus mínimos y se encuentra en niveles de precio del primer trimestre de 2011, un 18,3 % por debajo de los máximos del cuarto trimestre de 2007 tras el auge inmobiliario, describe el análisis.

Por regiones, los mayores incrementos del valor de las viviendas en el último cuarto del año en tasa interanual se localizan en Navarra (9,6 % más), Baleares (8,1 %) y Comunidad Valenciana (7,5 %).

Tan solo Murcia y Ceuta muestran crecimientos en tasa interanual inferiores al 2 %, mientras que Madrid cerró el periodo con el 3,9 % más y Cataluña, con un 4,8 % más.

Por capitales, los mayores incrementos de precios de la vivienda nueva y usada en tasa interanual en el cuarto trimestre se localizaron en Guadalajara (16,8 %), Valencia (10,6 %) y Santa Cruz de Tenerife (9,1 %). EFE



Dejar respuesta