El confinamiento por la pandemia de COVID-19 ha dejado este martes la celebración más atípica San Prudencio en Álava ya que las campas de Armentia de Vitoria no han acogido como siempre a los miles de alaveses que acuden a este alto cada 28 de abril para honrar a su patrón.

Si San Prudencio estuvo marcado el año pasado por la celebración esa misma jornada de las elecciones generales en esta ocasión la festividad del patrón de Álava ha estado condicionada por el estado de alarma y el confinamiento, que han obligado a suspender todos los actos festivos.

Así, la tradicional retreta en la Plaza de la Provincia se sustituyó ayer por una tamborrada en los balcones y ventanas de las casas de Vitoria y también otras localidades alavesas. Lejos de perderse el espíritu de la fiesta, se vivió una noche «extraordinaria, muy emotiva», ha valorado el diputado general, Ramiro González.

FOTOS: (cedidas por Ángel Lamelas)

«Fue la tamborrada más concurrida de la historia. No había nadie en esta plaza, pero miles de personas cada uno en su casa» quisieron recordar que hoy se festeja San Prudencio, ha dicho el diputado en el escenario en que debía haberse celebrado la retreta con la asistencia de miles personas.

VIDEOS: 

 

En este mismo lugar la Banda de Txistularis de Álava ha interpretado esta mañana el «Zortziko Álava» y posteriormente la bandera del territorio se ha izado media asta en recuerdo a las víctimas de la pandemia y se ha guardado un minuto de silencio presidido por el diputado general.

Ha sido un acto casi íntimo, sin público, con la única presencia de las autoridades y varios minoñes y periodistas, que ha servido para rendir «un pequeño homenaje» a los 338 alaveses que habían fallecido hasta ayer por COVID-19.

«No podemos olvidarnos de las personas que están sufriendo» y han muerto en esta «tremenda» crisis sanitaria en «condiciones durísimas, sin poder despedirse de sus familias y sin que estas pueden despedirse de ellas», ha señalado González, que cree que este acto de recuerdo es «compatible con mantener la tradición y honrar al patrón».


Compartir

Dejar respuesta