Absuelto el acusado de provocar 2 incendios

0
fundiciones incendio
MOTORGORBEA 2019
entreseccion_noticia

La Audiencia de Gipuzkoa ha absuelto por falta de pruebas a un hombre para el que la Fiscalía pedía cinco años de prisión por provocar dos incendios forestales en el año 2016 en el parque natural de Aizkorri-Aratz, situado entre este territorio y Álava.

La sentencia del caso, a la que ha tenido acceso EFE, absuelve con todos los pronunciamientos al procesado, un miembro de los retenes voluntarios de extinción de fuegos forestales de Gipuzkoa dedicado a la ganadería, debido a la «orfandad probatoria» en su contra, «dado que los indicios que inicialmente pudieron permitir o sustentar» la acusación quedaron «desvirtuados» en el acto del juicio oral.

Según la citada resolución, los incendios, que afectaron a 2,5 hectáreas del parque natural de Aizkorri-Aratz, se iniciaron hacia las 16.40 horas del 28 de diciembre de 2016, cuando un motorista con la cabeza cubierta por un casco prendió fuego con un mechero a una zona forestal situada en el paraje de Alabita, en el acceso a la cima de la sierra de Elgeta, tras lo que se dirigió al área de Elordi, donde inició un nuevo foco de fuego a unos tres kilómetros del primero.

Las llamas no pudieron ser extinguidas hasta las 1.00 horas del día siguiente, debido, entre otros factores, a las «óptimas condiciones climatológicas para la generación y propagación de incendios» existentes aquel día.

El escrito judicial recuerda que la tesis acusatoria del Ministerio Público «se basó en la prueba derivada de la declaración de tres jóvenes» que descubrieron in fraganti al autor de los fuegos y que describieron distintas «características físicas» del presunto autor y de la motocicleta que utilizaba.

La investigación policial se centró posteriormente en el colectivo de ganaderos «que pudieran tener interés sobre la zona, para conseguir más terrenos para pastos».

«A partir de esta doble conjunción de datos», aclara la sentencia, la Policía obtuvo autorización judicial para registrar el domicilio del encausado e investigar el tránsito de llamadas de su teléfono móvil, «buscando su geolocalización» en la zona del incendio en el tramo horario en el que se iniciaron las llamas.

El texto de la Audiencia concreta que, de los datos aportados por la teleoperadora, los agentes encargados de la investigación concluyeron que el inculpado había estado bajo la cobertura del repetidor que da servicio a los parajes de los incendios entre las 16.40 y las 16.48 horas, si bien en su informe «omitieron» una llamada realizada por el acusado a las 16.43 horas, «bajo la celda de Aitzorrotz, que le situaría en una zona geográfica alejada al menos 45 minutos de la zona de los incendios».

El tribunal determina que, «con este sólo dato, existiría una imposibilidad material» de situar al acusado en el área del fuego en un tramo horario «inmediatamente anterior», debido a «la distancia que es necesario recorrer para recibir la cobertura de la citada celda».

«El elemento indiciario para sostener la imputación del acusado decae así, y el resto de elementos que han sido aportados por la acusación no tienen la suficiente carga indiciaria para poder justificar su condena», señala la resolución.

En este sentido, concreta que la descripción de la motocicleta que aportaron los tres jóvenes fue «sumamente genérica», mientras que el casco que fue hallado en la vivienda del inculpado «no fue reconocido por ninguno» de ellos.

La sentencia aclara igualmente que el supuesto interés de «obtención de más pastos para el ganado» o liberar espacio en esa área «no puede considerarse exclusivo de los ganaderos de la zona, dado que también podría existir otros «posibles intereses» como el de «cazadores que busquen colocar a los jabalíes en zonas más abiertas que sean más propicias» para su actividad cinegética. EFE

Foro Economico
Foro Economico
Compartir

Dejar respuesta