La Guardia Civil ha desarticulado varios puntos de venta de drogas «muy activos» en una operación contra el tráfico de drogas desarrollada en Vitoria y en Miranda de Ebro (Burgos), que se ha saldado con la detención de cinco personas.

El operativo concluyó el pasado día 22, cuando se llevaron a cabo las detenciones y se realizaron tres registros, dos de ellos en la capital alavesa y uno en la localidad burgalesa, además de incautarse de varias cantidades de diversas drogas, ha informado este martes la Guardia Civil.

Las investigaciones en relación a este caso comenzaron en 2021 cuando la Guardia Civil de Álava tuvo conocimiento de la existencia de un grupo de personas que al parecer se dedicaban a la introducción de drogas en el País Vasco desde varios puntos del Estado que posteriormente se vendían con el método conocido como «menudeo».

Los agentes verificaron que gran parte de estas actividades se desarrollaban en torno a un céntrico local de Vitoria donde había un «trasiego muy importante» de personas y en cuyo interior se consumían drogas.

En la operación de la pasada semana se localizaron dobles fondos en las paredes de las viviendas registradas para esconder las drogas y otros materiales.

Además, según la Guardia Civil, uno de los responsables de esta red de tráfico de drogas utilizaba su propio vehículo para transportar las sustancias estupefacientes, cuyo interior se había modificado para esconderlas en un amplio hueco que se abría mediante un sistema electromecánico.

En Miranda de Ebro también se descubrió un local desde donde la droga se distribuía en dosis para su posterior comercialización.

Además, en el desarrollo de la operación se detectó a una persona en situación irregular y a otra sobre la que pesaba una orden de búsqueda y detención.

La Guardia Civil no ha precisado la cantidad de la droga intervenida, aunque ha informado de que se ha incautado marihuana, cocaína, anfetaminas y hachís, así como objetos de pesaje de precisión y material para el preparado en dosis menores.

Esta operación ha estado dirigida por un juzgado de instrucción de Vitoria con la colaboración de otro de Burgos. EFE



1 Comentario

  1. Tiene narices, que tenga que ser la Guardia Civil la que cierre un narcopiso que lo conocía todo el vecindario…, es que manda narices. ¿Que hace la Ertzaintza o los Municipales?

Dejar respuesta