Vitoria: Mails que suplantan a bancos para obtener datos y estafar

Un total de 1.208 alumnos de Primaria y Secundaria, de familias desfavorecidas de Euskadi, cuentan con dispositivos informáticos cedidos y conectividad, y reciben apoyo educativo extraescolar por parte de voluntarios y asociaciones sociales, a través del programa «Aukerak Suspertzen» del Gobierno Vasco.

Del desarrollo de este programa, desde que se puso en marcha con el inicio de la pandemia hasta ahora, han hecho balance sus promotores este miércoles en San Sebastián, en una reunión celebrada en el centro cultural Okendo.

La consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, ha asegurado que «el inmenso impacto» causado por la crisis sanitaria ha tenido «un efecto desigual» en el plano social que el ejecutivo ha afrontado «desde la colaboración», entre instituciones, pero sobre todo con los agentes del «tercer social vasco».

Por ello, ha destacado el carácter «comunitario» de «Aukerak Suspertzen», uno de los 8 programas surgidos del fondo «Inor Atzean Utzi Gabe», creado por el Gobierno Vasco en abril de 2020 con 10 millones de euros, para hacer frente a las necesidades «derivadas o agravadas» por la Covid y renovado con casi otros 10 millones para este 2021.

La responsable de la cooperativa Agintzari, encargada de coordinar a las entidades sociales que prestan la atención, Yolanda Martín, ha precisado que el programa tiene «activadas» o en proceso de asignación, otras 162 plazas, por lo que en breve otros tantos menores de edad se sumarán a los 1.208 que ya están recibiendo atención extraescolar, de ellos, 678 en Bizkaia, 335 en Gipuzkoa y 195 en Álava.

La consejera ha indicado que la ayuda que este plan proporciona a las familias -un 46 % de ellas monomarentales, según ha remarcado-, no sólo incluye la cesión de equipos informáticos y conexión a Internet, sino que brinda apoyo educativo diario a los escolares por medio de clases de refuerzo presenciales u online, y también a los padres.

«La idea es que estos últimos -ha dicho- puedan adquirir o desarrollar habilidades digitales, parentales y de competencias lingüísticas, para que después sean quienes ayuden a sus hijos con los hábitos de estudio».

Artolazabal ha subrayado que el programa contribuye a «reducir la brecha digital» entre los niños y adolescentes «en de desventaja social», que «ya existía antes de la pandemia» pero que ésta ha agudizado, y también a «reforzar» el papel que juega el tejido asociativo social de Euskadi.

El consejero de Educación ha rememorado por su parte «el terrible mazazo» que supuso para el sistema educativo el confinamiento y las clases virtuales del curso pasado, que pusieron de manifiesto «la importante función» que juegan los colegios como «herramienta» de cohesión y socialización.

De ahí que su departamento se haya volcado en mantener este curso las clases presenciales, ha indicado Bildarratz, quien ha considerado que «el trabajo colaborativo» de «Aukerak Suspertzen» es una de «las partes positivas» que deja la covid-19.

Artolazabal ha agregado que este programa no sólo se mantiene este año, sino que ha pasado a formar parte de la dirección de Familias e Infancia, con un presupuesto propio de 1,3 millones de euros, ya que el ejecutivo autonómico tiene «la intención de mantenerlo en los próximos años».

Durante la primera parte de la reunión de hoy, abierta a los medios informativos, ha intervenido la voluntaria Izaskun Negral, una estudiante de Educación Social residente en Durango que ha contado su «muy reconfortante» experiencia apoyando a una familia, labor de la que ha destacado «la increíble motivación que tienen los niños» a la hora de aprender y mejorar. EFE



Dejar respuesta