El departamento de Trabajo del Gobierno Vasco ha recibido desde el 30 de septiembre 4.630 nuevas solicitudes de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), que afectan a 25.002 trabajadores, aunque la cifra de los empleados que en la práctica se acogerán será menor.

El 30 de septiembre es la fecha en la que se prorrogaron los Ertes en toda España para hacer frente a la covid, junto a algunos cambios en sus normas.

El viceconsejero de Trabajo, Jon Azkue, y su equipo han detallado este martes la situación de los Ertes en Euskadi, de los que el 79 por ciento proceden del sector de la hostelería -bares, restaurantes y distribución-, actualmente casi cerrado.

Azkue ha explicado que la cifra de los 25.002 trabajadores es superior al número que se acogerá efectivamente al Erte.

Son dos los motivos. Primero, que los 25.002 trabajadores suponen la totalidad de las plantillas, pero hay muchas empresas en las que no todos los empleados están en Erte, o les afectan a «turnos», es decir, por ejemplo unos trabajan de lunes a jueves y otros el resto de la semana. La segunda razón es que no todos los Ertes pedidos se ejecutan, ya que los hay que se deniegan y otros renuncian.

Hostelería

En estos momentos, el sector más afectado es la hostelería, con 3.662 Ertes solicitados, lo que supone el 79 % del total, que engloban a 16.880 trabajadores.

De estos Ertes pedidos en la hostelería, la mayoría han entrado en los últimos días, tras el cierre decretado por el Gobierno Vasco, y todavía hay 2.116 pendientes de autorizar. La autoridad laboral tiene cinco días para ello. Otros 1.345 se han resuelto, 105 denegado y 55 han desistido.

Por territorios, ha habido 1.859 peticiones en la hostelería de Bizkaia, que suman 8.300 trabajadores; 1.252 solicitudes en Gipuzkoa, con 6.008 operarios incluidos; y 551 en Álava, con 2.572 empleados.

Visión optimista

El departamento de Trabajo ha lanzado una visión optimista sobre estas cifras, ya que considera que se han presentado los Ertes porque los hosteleros quieren mantener los puestos de trabajo.

«Ha habido un cambio de actitud. Hace tres semanas muchos estaban pensando en cerrar. Cuando supieron que se aprobaban las ayudas, del 6 al 10 de noviembre es cuando se presentaron más Ertes. Los hosteleros confían en las ayudas del gobierno para mantener el empleo», han opinado.

Trabajo ha resaltado que los Ertes son un instrumento de flexibilidad que ha permitido mantener el empleo. Según sus cifras, el 84 por ciento de las personas que han entrado en Erte en Euskadi desde el inicio de la covid han vuelto a trabajar, a los que se añade un 12 por ciento que pidieron el Erte pero siguieron trabajando, lo que «suma un 96 % de empleo salvado» (de los que han solicitado Erte).

Los trabajadores acogidos al Erte pasan al paro y cobran el 70 por ciento de su base reguladora; para los empresarios, si el Erte es de impedimento -como el cierre en la hostelería- tienen una bonificación del cien por cien en los seguros sociales, mientras que si es de limitación de actividad -como los que sirven café para llevar o comida a domicilio- la bonificación es del 90 por ciento. A cambio, las empresas no pueden despedir durante seis meses.

El viceconsejero ha concluido asegurando que no teme una avalancha de despidos cuando acaben los Ertes: «no debemos afrontar 2021 con miedos. Tenemos ejemplos de recuperación económica rápida, como China, y en Euskadi los datos del verano han demostrado nuestra capacidad de recuperación». EFE


Compartir

Dejar respuesta