Por Laura Zornoza (EFE).- Ocho astronautas circulan por una nave espacial. Uno conecta cables, otro limpia un conducto de ventilación. De repente, se apagan las luces, uno de ellos encuentra un cadáver y deben reunirse para decidir quién es el asesino: ¿es la eurodiputada, el politólogo o una de las periodistas?

Aunque suena a una comedia negra, se trata de Among Us, un juego que ha atraído a la comunidad youtuber de todo el mundo, a futbolistas como Thibaut Courtois o el Kun Agüero y a la congresista demócrata estadounidense Alexandria Ocasio-Cortez y este viernes congregó en Twitch a ocho jugadores de la burbuja comunitaria: eurodiputados, politólogos, expertos en comunicación y periodistas.

El juego, de mecánica muy sencilla -arreglar una nave espacial mientras se intenta descubrir a los impostores que se dedican a sabotear la nave y matar a sus compañeros- se ha vuelto particularmente popular durante la pandemia de coronavirus, con más de 400 millones de horas de visualizaciones en la plataforma de emisiones en directo Twitch durante 2020.

“Entrevistas en directo yo creo que ya las hemos visto todos, pero hay otros aspectos de la vida, como que todos jugamos a videojuegos en algún momento, y más durante la pandemia. Y los eurodiputados también lo hacen y no pasa nada”, cuenta a Efe el «youtuber» especializado en la UE Karim Hallal, impulsor de esta partida.

El objetivo, explica este medio libanés medio murciano afincado en Bruselas, es mostrar la “euroburbuja” de una forma más amena e intentar cambiar la percepción de que lo que rodea a la Unión Europea es tedioso por definición.

Y es que la partida fue de todo menos tediosa: antes de comenzar el eurodiputado de Ciudadanos Adrián Vázquez preguntaba si se podían usar otras armas además de cuchillos, mientras el politólogo Pablo Simón customizaba su personaje con una corona “para irse de España, como el abuelo”.

A los pocos segundos de empezar, la eurodiputada socialista Adriana Maldonado asesinaba a sangre fría a la periodista que les escribe, quien después se vengó haciendo creer a la diputada que Karim era el impostor… cuando en realidad había sido ella la que minutos antes había matado al exjefe de redes sociales de la Comisión Europea Pablo Pérez.

“Los eurodiputados está muy bien que sepamos que trabajan, pero por desgracia yo creo que una persona media en España no se va a poner un discurso de un eurodiputado, a no ser que ese eurodiputado salga de su típico campo de trabajo. Y ahí es donde entran Twitch y los videojuegos”, opina Hallal, que es partidario de continuar con el formato de las partidas en directo para seguir acercando la euroburbuja a su audiencia.

Las partidas de Among Us en Twitch son un paso más en el proyecto de Hallal, que trabaja en un think-tank especializado en migración en Bruselas, para seguir divulgando sobre la Unión Europea. Lo comenzó en YouTube en 2018, a los pocos meses de llegar por primera vez a la capital comunitaria de la mano de una beca en el Parlamento Europeo.

“Me tocó trabajar el tema del Brexit en la dirección general de Presidencia y tuve una visión muy buena de cómo se trabaja en el Parlamento y a nivel interinstitucional. En un mes de beca me di cuenta de la cantidad de cosas que había aprendido y consolidado, que eso es lo importante, en comparación con los cuatro años de universidad, que todo fue teoría”, explica Hallal.

En su canal, con casi 1,75 millones de visualizaciones y más de 44.000 suscriptores (más de la mitad de los cuales llegaron en 2020), cuenta los problemas con el Estado de derecho en Polonia o los eurobonos, explica el acuerdo del Brexit y el protocolo sobre Gibraltar y aventura si el bloque comunitario se podría convertir algún día en un único país.

Hallal señala que no tiene guías a la hora de elaborar sus vídeos, más allá del objetivo “de transmitir buen rollo y ser lo más riguroso y neutral posible”. Es consciente de que para él es más sencillo ser cercano que para las instituciones, que deben usar una jerga más formal y menos amena, pero apunta a que entidades como el Parlamento Europeo “ya están intentando hacer cosas diferentes, que también hay que valorarlo”.

La Eurocámara puso en marcha la campaña #EstaVezVoto para las elecciones europeas de 2019 y ya entonces contó con uno de los youtubers españoles más populares en el sector de la divulgación, Jaime Altozano, quien contó a sus 2,7 millones de seguidores la historia del Himno a la Alegría y les lanzó un reto a versionarla en distintos estilos a la vez que les animaba a votar en los comicios.

“Es complicado, al menos de golpe, que la gente se enganche a consumir sobre la Unión Europea porque requiere bastante trasfondo”, reconoce Hallal, que en sus vídeos intenta “no dar nada por hecho” para conseguir que su mensaje llegue a personas que no tienen un interés previo en la política.

Para Hallal, es necesaria una asignatura sobre la Unión Europea en colegios o institutos para que no sea un conocimiento reservado a los estudiantes de carreras de ciencias sociales o humanidades. “Creo que hay cosas que son transversales, como las matemáticas, y que un mínimo todos deberíamos saber por convivir diariamente. Al final, debería importarnos más la Unión Europea que el Congreso de los Diputados”, concluye. EFE


Compartir

Dejar respuesta