10 ventajas de vivir en una residencia de ancianos

Los barrios de Aldabe y Arana acogen desde el pasado 15 de abril una experiencia piloto de mejora de la atención a las personas mayores de 60 años que reciben cuidados. El Departamento de Políticas Sociales del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz se ha planteado como objetivo que sus servicios sociales se materialicen en una oferta de cuidados cotidianos en comunidad y esta iniciativa es una buena muestra de ello.

Las políticas sociales se dirigen en la actualidad hacia lo que se conoce como servicios sociales de cuidados. El Ayuntamiento gasteiztarra ya ha emprendido ese camino y, como tales, están configurándolos. Un ejemplo palpable es la experiencia que hace días arrancó en Arana y Aldabe.

Esta nueva oferta de cuidados es fruto de la reflexión que el Departamento municipal de Políticas Sociales realizó en 2023 sobre la situación en que se encontraban los servicios sociales municipales y cuál era la apuesta de futuro. Tal y como explica el concejal, Raimundo Ruiz de Escudero“la conclusión a la que se llegó fue que la oferta tenía que ser, fundamentalmente, de servicios sociales de cuidados y que esos cuidados cotidianos debían ofrecerse en la propia comunidad de la persona que los recibe”.

Con ese horizonte, se están trabajando varias propuestas y una de ellas es la que hoy se ha presentado, destinada a mejorar la atención a las personas mayores de 60 años y sus familias. Inicialmente se va a desarrollar en dos barrios, con la idea de ir extendiéndola al resto de la ciudad si, transcurrido un tiempo, la evaluación es positiva.

Uno de los cambios más palpables es que el servicio social de base de cada zona está ubicado, además de en su localización actual en los centros cívicos, también en los BIZAN Coronación, Landázuri y Arana. Esto afecta inicialmente a las aproximadamente 1.200 personas mayores de 60 años residentes en ambos barrios, que en la actualidad ya están siendo atendidas por los servicios sociales. Son ellas las que ahora han comenzado a recibir atención con los nuevos criterios en los espacios habilitados en los BIZAN (el 80% ya acudía a la red de centros para mayores) bajo el prisma de cuidados en comunidad.

“Una de las claves de este nueva forma de atención reside en que esta se presta desde el servicio social de base ubicado en los propios BIZAN, cerca de domicilio de las personas y en un contexto conocido, al que acuden habitualmente. Incluso se han cuidado detalles como que las nuevas salas de atención e acogedoras y modernas”, ha explicado el responsable de Políticas Sociales.

Plan de cuidados

A ese primer cambio, se suma otro de mayor calado consistente en que el trabajo con cada persona y familia se hace a través de un ‘plan de cuidados’ integral, consensuado y personalizado, en base al proyecto de vida y la necesidad de apoyos y cuidados en cada caso. “Las personas profesionales de referencia serán estables y harán una labor de acompañamiento, reconociendo las capacidades de cada persona, respetando sus ritmos, deseos y decisiones y fomentando su participación social. Todo ello permitirá, además, tener nuevas relaciones sociales y amistades”, ha añadido el concejal.

Esta labor se completará desde el Ayuntamiento ayudando a las familias a mejorar el cuidado y el autocuidado. Se trata de prevenir y afrontar la sobrecarga que supone cuidar a una persona mayor, así como facilitar el desarrollo del proyecto de vida de la persona que cuida.

Para informar sobre este nuevo sistema de atención, se han realizado cuatro talleres con personas mayores, familias cuidadoras, profesionales, asociaciones y ciudadanía en general. Estas personas han valorado positivamente la iniciativa y han realizado aportaciones de mejora.

“Con esta nueva dinámica de funcionamiento, el plan de cuidados es más cercano y completo. Así, por ejemplo, se gestionarán el Servicio de ayuda a domicilio para dependientes, el apoyo psicológico para familias cuidadoras, etc sin necesidad de desplazarse a oficinas ubicadas fuera del barrio. Además, incorpora los recursos de la red BIZAN, con lo que ello supone de promoción de la autonomía y la participación social. Todo este abanico de posibilidades añade valor a la atención social y supone un mayor aprovechamiento de los recursos comunitarios”.

Nuevas actividades

Esta experiencia piloto viene acompañada también de nuevas actividades, abiertas a la ciudadanía. Por un lado, se han organizado reuniones informativas sobre los recursos sociales existentes para mayores, personas con dependencia y familias cuidadoras, en las que las y los profesionales de los servicios sociales de base explicarán las ayudas que hay para seguir viviendo en casa en buenas condiciones (los requisitos y cómo y dónde solicitarlas), así como la oferta de BIZAN.

Por otro lado, se ha programado para el actual trimestre una segunda actividad consistente en microcharlas de 45 minutos sobre diversas temáticas. En ellas se hablará de aficiones, de cuidar y cuidarse,… Todo ello bajo el prisma de los servicios sociales de cuidados, que proporcionan una atención más completa y de mayor calidad.



Dejar respuesta