Asociación de Víctimas del 3 de Marzo

El pleno del Ayuntamiento de Vitoria ha aprobado una moción en la que declara «persona non grata» a Rodolfo Martín Villa, ministro durante la Transición española y a quien la justicia argentina ha intentado procesar por los asesinatos del 3 de Marzo en Vitoria.


El texto aprobado, que también pide al Gobierno central que permita la extradición de Martín Villa a Argentina (hasta ahora bloqueada por un acuerdo del Consejo de Ministros de 2015) y que los tribunales españoles puedan investigar y abrir causas por los crímenes del franquismo, ha salido adelante con los votos del PNV, EH Bildu, Podemos e Irabazi, mientras que PP y PSE han votado en contra.

La moción partía de una propuesta de la Plataforma Vasca Contra el Franquismo, y durante el debate han intervenido en el pleno los representantes de este colectivo Josu Ibargutxi y Andoni Txasko, que han pedido que se acabe con la impunidad de Martín Villa por los crímenes de la represión franquista, y le han atribuido responsabilidades en al menos 90 muertes entre 1973 y 1979.

Ibargutxi ha descrito la Transición como «un periodo sangriento» y ha criticado que no se haya podido hacer «una ruptura con el régimen anterior» por la aplicación de la Ley de Amnistía, que impide a España llevar a juicio estas causas.

Ese es precisamente el argumento judicial para denegar la extradición a Argentina de Martín Villa y de una veintena de dirigentes franquistas acusados de crímenes de lesa humanidad.

Junto a la declaración de «persona non grata» y la petición de extradición, los grupos han aprobado trasladar su contenido al Ministerio de Justicia, al presidente de la Audiencia Nacional y al del Tribunal Supremo, así como a la Fiscalía General del Estado y al Juzgado Nacional de lo Criminal y Correccional Federal número 1 de Argentina.

Durante el debate en el pleno, el concejal del PP Iñaki García Calvo ha puesto en valor el acuerdo entre los partidos articulado en la Transición para justificar su rechazo a la moción, que ha considerado «una enmienda a la propia Transición», mientras que la edil Estíbaliz Canto, del PSE, ha apelado al cumplimiento de la Ley de Amnistía para justificar la «dura decisión» de votar en contra.

Por su parte, Miren Larrion (EH Bildu) ha criticado estas posturas y ha lamentado que «unos van a seguir defendiendo al franquismo» en referencia al alegato del PP, antes de reclamar que se luche contra la impunidad.

Iñaki Prusilla (PNV) ha abogado por «recuperar la dignidad de las víctimas del franquismo entre todos» y ha enumerado las acciones impulsadas por el equipo de gobierno en defensa de las víctimas del 3 de Marzo, y Juan Cerezuela (Podemos) ha calificado la Ley de Amnistía como «una norma del olvido» antes de reivindicar que se haga justicia.

Oscar Fernández (Irabazi) ha reclamado que se apueste «por la memoria, justicia y reparación» en un momento en el que «la justicia es la pata que cojea más» por las «dificultades» que encuentran los tribunales. EFE


Compartir

3 Comentarios

  1. Como bien dice hoy en una entrevista la viuda de Enrique Casas: «¿Quién coño se creían ellos para matar a mi marido?».

    Así que ¡hala!, a añadir a la lista a los del propio bando (que por cierto son muuuuuuuchos) del grupo promotor de la iniciativa, que si no queda la lista incompleta y rara y escasa y parcial y chunga.

  2. Dice mucho de los partidos que han propiciado esa declaración , en la que nos incluyen a todos, incluidos miles de ciudadanos que no estamos de acuerdo con esta interesada propuesta.

    No parece serio ver la paja en el ojo ajeno pero no la viga en sus propias narices.

Dejar respuesta