ajena a la información

El fiscal pide 20 años de prisión para un hombre ya condenado a 47 años por los asesinatos de su exmujer y su exsuegra hace seis años en Vitoria, en un nuevo juicio por provocar un incendio en el piso cuando cometió el crimen.

El doble asesinato se perpetró el 20 de abril de 2018, y el acusado fue juzgado con jurado popular en 2022. Entonces, la Audiencia de Álava condenó a 47 años de cárcel a este hombre por asesinar a puñaladas a su exmujer y a su exsuegra, porque no «consentía» que su pareja pudiera «rehacer su vida lejos de él» y que la madre de esta la apoyara.

Ahora, la Audiencia le juzgará de nuevo el lunes 25 por el incendio que provocó en el piso donde se produjo el crimen inmediatamente después de cometer los dos asesinatos. Las muertes se cometieron a partir de las 11.15 y el incendio comenzó a las 13.00 horas.

Según el relato de la Fiscalía, al que ha tenido acceso EFE, el procesado, «con la intención de menoscabar el patrimonio ajeno -el piso era propiedad de la exmujer fallecida-, de venganza contra todo lo que había representado su exmujer, de continuar causando el mayor daño posible a sus dos hijos, conociendo también que el portal podía estar ocupado por vecinos, prendió fuego a un sofá que colocó cerca de la puerta de la entrada de la vivienda».

Para ello, derramó un líquido inflamable, el sofá prendió fuego y este se propagó por distintas estancias de la vivienda.

Transcurridos diez minutos, el procesado se arrojó por una de las ventana de la casa, pero impactó contra el colchón colocado en la calle por los bomberos.

Los bomberos pudieron acceder al piso con la autoescalera y a las 13.16 horas extinguieron el incendio.

La Fiscalía considera que estuvo en peligro la integridad física de los vecinos por la emanación de gases tóxicos y la posible propagación de las llamas.

De hecho, a partir de la sexta planta -el bloque tiene nueve- los bomberos confinaron a los vecinos en sus domicilios, dado que la escalera se había saturado de gases tóxicos.

No obstante, finalmente nadie resultó herido, ni bomberos ni vecinos.

Los daños causados en la vivienda han sido tasados por el perito en unos 165.000 euros, más otros cerca de 2.000 euros en las zonas comunes. Tras la muerte de la mujer, los copropietarios de la vivienda son los dos hijos.

Por todo lo anterior, el fiscal pide para el procesado veinte años de prisión por un delito de incendio, con la circunstancia agravante de razones de género, y le pide las dos citadas cantidades como indemnización por responsabilidad civil. EFE



Dejar respuesta