Sigue el lío con

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) ha reconocido 12 nuevos viñedos singulares en la Denominación de Origen Protegida Calificada Rioja, 5 de ellos en Álava, con lo que la DOCa suma 133 parajes distinguidos por sus cualidades productivas diferenciadas.

Este es el cuarto año consecutivo en el que el MAPA promulga una orden con reconocimiento de viñedos singulares en la DOCa Rioja, desde que se aprobaron los primeros expedientes en 2019.

En aquel año se declararon 84 viñedos singulares, y en los dos ejercicios siguientes 20 y 17, respectivamente.

De los 12 nuevos viñedos singulares reconocidos ahora, 7 se encuentran en La Rioja y 5 en Álava.

La orden, firmada por el ministro titular del MAPA, Luis Planas, se publicará en el Boletín Oficial del Estado (BOE) en los próximos días y autoriza también dos cambios de nombre y tres modificaciones de extensión en viñedos singulares ya existentes.

En el caso de la DOCa Rioja, la ley estipula que para el reconocimiento de viñedos singulares debe tratarse de parajes o sitios rurales con características agrogeológicas y climatológicas propias que lo distingan de otros de su entorno, y del que se obtengan vinos con rasgos y cualidades singulares.

Asimismo, la extensión de estos parajes singulares debe ser inferior a la de un término municipal.

El pliego de condiciones de la DOCa Rioja establece que estos viñedos deberán tener una edad mínima de 35 años, un rendimiento por hectárea de 5.000 kg en uva tinta y 6.922 kg en uva blanca, inferior al establecido para el conjunto de esta denominación de origen, y toda la uva debe proceder exclusivamente del viñedo delimitado.

Además, la vendimia tendrá que ser manual y el vino obtenido deberá tener la valoración excelente en el análisis organoléptico del Consejo Regulador antes de salir al mercado, además de contar con un etiquetado específico y un control reforzado. EFE



Dejar respuesta