Vitorianos con menos dinero y pagando más impuestos

Los impuestos, tasas y precios públicos del Ayuntamiento de Vitoria se congelarán en 2024 al no haberse alcanzado un acuerdo con los grupos de la oposición, aunque tanto estas formaciones como los partidos del gobierno (PNV y PSE) están dispuestos a dialogar y llegar a entendimientos en el futuro.

El pleno del Ayuntamiento ha debatido este viernes las ordenanzas fiscales para el año que viene, que ya fueron rechazadas en comisión el pasado martes. No ha habido sorpresas y la propuesta fiscal del Ejecutivo local ha sido tumbada con los votos de todos los grupos de la oposición: EH Bildu, PP y Elkarrekin.

El Gobierno municipal planteaba una subida generalizada del 3 %, la coalición abertzale la limitaba al 2,5 % y la formación morada defendía una fiscalidad progresiva y un canon a las viviendas vacías entre otras propuestas. El PP, con el que el Ejecutivo no ha negociado, era partidario de bajar los impuestos.

El concejal de Hacienda, el socialista Jon Armentia, ha defendido que las ordenanzas recogían «un incremento (de los impuestos) moderado y asumible por las familias» para acercarse de manera progresiva a cubrir el coste de los servicios, y ha lamentado que la «cerrazón táctica» de la oposición haya impedido su aprobación.

El portavoz del PNV, Iñaki Guturbai, ha asegurado que se estuvo «muy cerca» de llegar a un acuerdo con Elkarrekin, formación a la que ha emplazado a mantener conversaciones en el futuro para negociar por ejemplo los presupuestos de 2024.

Ha sido más duro con EH Bildu, a la que ha acusado de «dar sus votos casi gratis a Pedro Sánchez» pero de obligar a «sudar tinta» para lograr su apoyo en las instituciones vascas. «Ha sido imposible llegar a un acuerdo con ustedes» porque «según nos íbamos acercando ustedes se han ido alejando», ha lamentado Guturbai, que no obstante está dispuesto a negociar con los abertzales en adelante.

Tanto Armentia como Guturbai han considerado que el PP «nunca tuvo intención de acuerdo». Además han criticado que los populares propongan bajar impuestos y por tanto una minorización de los ingresos pero no concreten qué programas o servicios se quedarían sin dinero.

Críticas de la oposición

La portavoz de EH Bildu, Rocio Vtero, ha criticado al Gobierno municipal por no haberles llamado ni citado a ninguna reunión tras hacerles llegar su última propuesta negociadora, lo que demuestra la «incapacidad absoluta» para acordar del gabinete de Maider Etxebarria.

Vitero se ha mostrado dispuesta en todo caso a hablar de los presupuestos, cuya negociación comenzará en breve.

Desde Elkarrekin, Garbiñe Ruiz, ha asegurado que su grupo «siempre tuvo una voluntad sincera de acuerdo» y ha lamentado que el visto bueno del Gobierno a sus tres principales reivindicaciones llegara cuando «ya no había tiempo para negociar el resto de ordenanzas». Al igual que Vitero, ha mostrado su «mano tendida» a PSE y PNV para llegar a acuerdos en el futuro.

La popular Ainoha Domaica ha confesado que el PP «se alegra de que el PSE y el PNV hayan fracasado en su ansia de subir los impuestos y dar un hachazo fiscal a los ciudadanos», aunque al igual que el resto de grupos de la oposición, se ha mostrado abierta a dialogar con el Ejecutivo local. EFE



Dejar respuesta