¿Sabes cuánto mide la escultura de San Prudencio? ¡Historia!

Del Prudencio obispo, después santificado, se desconoce su altura real en vida. Pero en la talla de granito, colocada el 28 de abril de 1940 y que recibe a los romeros al final del Paseo, metro en mano, se pueden medir sus dos metros y seis centímetros.

Hasta hoy, la imagen románica de San Prudencio ha sufrido alguna que otra agresión, como la que en el año 1998 le dejó sin báculo la víspera del día de San Prudencio. Contra reloj tuvieron que improvisarle un bastón para que el santo recibiera a sus fieles aquel año con el talante erguido y acogedor que le caracteriza.

Pero volviendo al día en el que se colocó la imagen de San Prudencio al final del paseo, el 29 de abril de 1940, el diario El Pensamiento Alavés recogía así la crónica de la inauguración de la estatua: “A las cuatro y media de la tarde el gentío era imponente en los barrios de Armentia. La comitiva de autoridades llega con el alcalde accidental, el señor Saracho, y los nueve concejales. A continuación, vemos al Gobernador militar acompañado de sus ayudantes y precediendo a los integrantes de la Diputación.

El monumento es bendecido por monseñor Lauzurika para que posteriormente las corporaciones visitaran el oratorio de la casa nativa del Santo (…) Si algún advenedizo, chico o grande, no sabe apreciar esta riqueza de los alrededores locales sin parejos en las capitales cercanas, enséñele y castíguele en modo”.

La original

De lo que no habla esta crónica de El Pensamiento Alavés es de la talla original de San Prudencio, una estatua de dos metros y seis centímetros tallada y esculpida por Isaac Díaz cuyo paradero se desconoce.

La única manera de poder verla es a través de la fotografía que aparece en la portada de la revista El pájaro azul, editada en Vitoria y cuyos originales están bajo el cuidado de la Fundación Sancho el Sabio.

La réplica, la que hoy vemos, se hizo con piedra de Opacua. Los autores del proyecto del monumento fueron José Marín y José López Goicolea. La escultura, labrada en mármol, fue obra individual de Marín.

 



Dejar respuesta