jóvenes delincuencia robar escalofrío
foto ajena a la información

La Ertzaintza ha registrado 3.070 robos en domicilios del País Vasco y ha detenido e investigado a 440 personas por esos delitos entre enero y noviembre de este año.

En su mayoría estos robos son cometidos por grupos organizados y, en menor medida, por delincuentes ocasionales e incluso personas vinculadas a las víctimas, ha informado este viernes el Departamento vasco de Seguridad.

Entre los grupos especializados hay diversas formas de operar y en Álava la Ertzaintza ha detectado grupos de delincuentes que actúan en chalets y viviendas unifamiliares.

Características:

Acceden a chalets a través de la primera planta ya que normalmente las alarmas instaladas incluyen la planta baja (puertas y ventanas), pero no así las plantas superiores.

Generalmente, son hombres jóvenes, de ascendencia caucásica o de la Europa del Este, con una buena condición física para escalar y subir hasta esos primeros pisos. En alguna ocasión los ladrones han llegado a acceder a la vivienda con los moradores en la planta baja, sin que se percatasen de lo que estaba ocurriendo.

El botín buscado por estos cacos consiste normalmente en dinero en efectivo, joyas y pequeños aparatos electrónicos.

Otras bandas utilizan pequeñas pestañas de plástico o hilos de pegamento como marcadores que colocan entre la puerta del piso y su marco para comprobar después si hay movimientos de personas. Tras esa comprobación, si las marcas continúan en su sitio, acceden a las viviendas vacías, manipulando la cerradura.

Se han detectado también grupos que permanecen al acecho dentro de la escalera de la comunidad, a la espera de que alguien abandone su vivienda.

Las fiestas navideñas son fechas propicias para que se produzcan más delitos de este tipo, por lo que la Ertzaintza pide a la ciudadanía extremar la seguridad y alertar ante cualquier sospecha para prevenir los robos en viviendas. EFE


Compartir

Dejar respuesta