Dos hombres de 49 y 61 años han ingresado en prisión tras ser puestos a disposición judicial por la Ertzaintza que les detuvo como presuntos integrantes de un grupo organizado, asentado en Madrid y de origen venezolano, especializado en robar dinero en cajeros automáticos.

Según ha informado este domingo la Ertzaintza, los implicados pudieron actuar por primera vez en Euskadi el 15 de agosto, en dos cajeros de entidades bancarias de Vitoria y con otras dos tentativas en las que no consiguieron su propósito. Según las investigaciones, un día después actuaron en las localidades vizcaínas de Getxo, Barakaldo y Sestao.

Método «Teller hooking»

La nueva práctica utilizada por este grupo organizado se denomina «Teller hooking» y consiste en operar en un cajero con una tarjeta bancaria de curso legal y con saldo para que sea reconocida por la máquina dispensadora de dinero.

Durante la extracción, que solía ser de 1.000 euros, los estafadores introducían un objeto metálico largo y fino para capturar los billetes cuando todavía están en el interior, lo que provocaba un fallo en el sistema.

Así los delincuentes conseguían el dinero y la operación quedaba anulada y sin cargo en la cuenta del titular que, en ocasiones, puede actuar en connivencia con los autores.

A mediados de este mes de septiembre los sistemas de seguridad de una entidad bancaria detectaron a dos varones en cajeros de la capital alavesa que habían sustraído dinero mediante dicho método.

Agentes desplazados al lugar localizaron a los sospechosos en un bar cercano y uno de ellos al verles acudió al aseo del establecimiento, donde posteriormente los ertzainas encontraron escondida detrás de una papelera una herramienta larga, tipo destornillador, de la que supuestamente se había desprendido el sospechoso.

Los ertzainas procedieron a identificar a los dos hombres a quienes les requisaron la tarjeta bancaria utilizada para la estafa, que constaba a nombre de una tercera persona, así como 2.000 euros, en billetes de 50, que habían logrado ilegalmente en dos cajeros automáticos, mediante la indicada técnica.

La Policía vasca investiga la participación de una tercera persona en los hechos, así como las relaciones con el resto de la organización criminal a la que pertenecen los detenidos que actúa en toda España. Se les relaciona con acciones semejantes al menos en Madrid y Valencia.

Está por cuantificar las cantidades de dinero que han sido sustraídas, pero en Euskadi, de momento, se ha cifrado en más de 8.000 euros. EFE


Compartir

2 Comentarios

  1. Los delitos con menor pena también son objetivos tanto de los delincuentes cómo en ésta ocasión del cuerpo de la (Ertzaintza)…

    Enhorabuena……

    Seguimos…………….haber charli 1 para cuervo cojo….

  2. Deberían alegar ante el juez que merecen una subvención por desarrollo tecnológico y por I+D en el sector delictivo.
    Lo que se vendría a llamar más o menos delincuencia 4.0.

Dejar respuesta