(EFE).- El Parlamento Vasco ha reiterado hoy su rechazo a la reforma educativa (Lomce) y su postura favorable a «una escuela laica que sitúe la Religión fuera del horario escolar», por lo que ha pedido al Departamento de Educación del Gobierno Vasco que reduzca el tiempo dedicado a esta asignatura en Bachillerato.

La comisión de Educación celebrada en la Cámara de Vitoria ha aprobado una enmienda transaccional a una iniciativa original de los socialistas, que ha sido acordada por EH Bildu y el PSE-EE y que también ha respaldado UPyD. El PNV y el PP por su parte, han votado en contra.

En el texto aprobado, el Parlamento insta al Departamento de Cristina Uriarte a «corregir» la propuesta de borrador del Decreto de Bachillerato que ha hecho llegar al Consejo Escolar de Euskadi para «adecuar la oferta obligatoria» de Religión a una hora en Primero de Bachillerato.

En el citado borrador se establece un mínimo de dos horas para la enseñanza de Religión, que se amplían a cuatro en el horario de referencia, según ha informado la formación socialista.

También se reclama que la enseñanza de esta asignatura se «retire» del listado de materias específicas de Segundo de Bachillerato, porque este curso «equivalente al antiguo COU, nunca estuvo contemplado en los Acuerdos sobre Enseñanza y Asuntos Culturales entre el Estado y la Santa Sede», por lo que «la mayoría» de las autonomías no ofrece Religión en este nivel educativo.

La aprobación de esta enmienda se produce en pleno debate sobre la conveniencia de enseñar Religión en las aulas. Ayer se conoció el borrador del programa electoral del PSOE, que plantea diversas medidas para consolidar el carácter laico del Estado, entre ellas suprimir de la escuela pública la enseñanza de la Religión.

La propuesta de los socialistas, que ha irritado a la Conferencia Episcopal Española, no ha gustado al Gobierno, que la ha tildado de ocurrencia electoral; ni al PP, que recuerda que estudiar Religión es voluntario -aunque ofertarla es obligatorio- y entiende que es un «buen sistema que ha funcionado».

Sobre este asunto también se ha pronunciado hoy el portavoz adjunto de UPyD y parlamentario vasco, Gorka Maneiro, quien ha propuesto devolver la competencia de Educación al Gobierno central y «avanzar hacia un estado laico sin Religión en las aulas».



4 Comentarios

  1. el Artículo 27 de nuestra Carta Magna:
    “Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.”
    El PSOE quiere discriminar al 63,5% que elige la asignatura de religión
    Pedro Sánchez apela al liberalismo para lanzar una propuesta antiliberal

    Hay una declaración hecha hoy por Pedro Sánchez que resulta muy reveladora del concepto de democracia que tiene este personaje: “desde el punto de vista liberal, creo que el Estado tiene que garantizar la laicidad en su sistema educativo, en las ceremonias institucionales, y circunscribir al ámbito privado el ejercicio de las creencias religiosas“. Para empezar, me pasma que Pedro Sánchez apele a un “punto de vista liberal”, cuando su ideología socialista es la antítesis del liberalismo. Además, desde un punto de vista liberal lo que debe hacer el Estado es dejar que los padres elijan la educación que prefieren para sus hijos, y no imponerles los caprichos del político de turno. El PSOE nunca ha defendido un punto de vista liberal en la educación española. Sistemáticamente se ha dedicado a agredir la libertad de educación en todos sus frentes: la libertad lingüística, el derecho a la formación religiosa, la libertad de elección de centro educativo, incluso la elección de modelo docente, con constantes ataques a la educación diferenciada. El PSOE no defiende un modelo liberal, sino un modelo socialista, tan socialista como el de Cuba.

  2. ningún artículo de la Constitución requiere la expulsión de la religión de las escuelas. Como hemos visto, la Constitución dice justamente lo contrario: la religión debe garantizarse conforme a la libre elección de los padres. Pero además hay que recordar que la libertad religiosa es un derecho que no se puede encerrar en el ámbito privado como quiere imponer el PSOE. El Art. 16 de la Constitución señala: “Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley.” ¿Nos puede explicar Pedro Sánchez en qué amenaza al orden público que los padres decidan libremente la formación religiosa de sus hijos, que es un derecho que les reconoce la propia Constitución?

  3. encarcelar la religión en el ámbito privado viola de forma directa el Artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos:

    “Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.”

  4. Pedro Sánchez y el PSOE tienen todo el derecho a ser unos cristianófobos, incluso a manifestar aversión por las creencias que profesamos la amplia mayoría de los españoles. A lo que no tienen derecho es a agredirnos, pisoteando nuestros derechos e iniciando una persecución religiosa que ya empieza a recordar, peligrosamente, la que inició el PSOE en la Segunda República y a las que promovieron los regímenes socialistas en diversos lugares del mundo. El fanatismo socialista movido por el odio a la religión ya ha causado demasiado dolor y sufrimiento, como para que el PSOE se dedique a atizarlo de forma irresponsable, especialmente si lo hace confundiendo el status de las religiones en los países democráticos con el que tienen en regímenes socialistas, como si éstos fuesen el modelo a seguir. Si el PSOE pretende imponernos una mordaza educativa como las de Cuba o la URSS, nos va a tener en frente a muchos españoles.

Dejar respuesta