EFE.- El sector de la hostelería en Euskadi se encuentra en un momento de profunda incertidumbre y preocupación sobre su futuro, ya que después de dos meses de parón obligado por la pandemia del coronavirus la apertura de las terrazas y ahora la fase 3 de la desescalada no están suponiendo un alivio en la maltrecha actividad de los establecimientos.

En Vitoria la llegada de la fase 3 no ha supuesto un especial impulso a la hostelería, en parte porque el tiempo no ha acompañado y en parte porque «el mono de salir» que había al inicio de la desescalada se ha atenuado, según explica el vicepresidente de SEA Hostelería, Juan Carlos Antolín.

Hay además otro factor: Aunque la gente no tiene problemas en sentarse en las terrazas aún «tiene miedo» a entrar dentro del local a pesar de que es posible consumir en el interior de los bares desde este pasado lunes, siempre eso sí, que se guarden las correspondientes medidas de distanciamiento.

Cierres previsibles

Todo ello se traduce en que «no hay afluencia y no la habrá en mucho tiempo» y, aunque al final «la gente volverá a sus bares», por el momento «los números no dan», al menos -apunta- en los locales de mayor tamaño donde los gastos son mayores» al contar con más personal.

«Puede haber locales más pequeños a los que merezca la pena abrir aunque tengan menos facturación», señala Antolín, que advierte no obstante de que la crisis económica causada por la COVID-19 va a dejar huella: «Habrá establecimientos que cierren sus puertas para siempre» aunque ve «osado» aventurar una cifra en este sentido.

Además, a ese menor volumen de clientes -y por tanto de ingresos- se suman gastos adicionales como las mascarillas para los trabajadores y los geles hidroalcohólicos para los clientes.

«El litro de gel está más caro que el litro de vino y estamos regalando gel y vendiendo vino», se ha lamentado el hostelero alavés.

Reclama por ello que se articulen medidas para ayudar al sector y, dado que al parecer las terrazas son la «baza fuerte», pide al Ayuntamiento de Vitoria que vaya más allá de lo que ha hecho hasta ahora y flexibilice de nuevo las condiciones para ocupar espacio público para al menos «sacar partido a la calle en verano».

Gipuzkoa y Bizkaia

La continuidad de muchos negocios podría encontrarse comprometida, aunque solo en Gipuzkoa se ha hecho una estimación de que la crisis derivada de la pandemia de la COVID-19 se podría llevar por delante hasta la primavera de 2021 entre un 8 y un 10 % de los bares y restaurantes del territorio, lo que supone que unos 300 o 400 establecimientos podrían cerrar definitivamente sus puertas.

Esta es la estimación de la Asociación de Empresarios de Hostelería de Gipuzkoa, cuyo secretario general, Quino Martínez, ha explicado a Efe que en estos momentos en el territorio ha abierto en torno a un 75-80 % del sector.

En el caso de San Sebastián este porcentaje baja hasta el 60 % debido a la existencia de un mayor número de discotecas y bares de noche que continúan cerrados.

Ha reconocido que hay establecimientos que han decidido abrir a pesar de estar perdiendo dinero ya que «el consumo se ha ralentizado» tanto por las medidas de prevención frente al virus como por la preocupación de los consumidores sobre la evolución económica.

Martínez augura un «verano complicado» y advierte de que si los hosteleros no consiguen reunir los fondos necesarios en «la mochila» para poder superar «el Everest del invierno» un importante número de locales se verá abocado al cierre.

Las previsiones que maneja la hostelería guipuzcoana tras el azote del COVID-19 apuntan a una pérdida de entre 4.500 y 5.000 empleos en el sector y a una bajada de la facturación que podría rondar el 45 o 50 %.

Entre las medidas que reclama la hostelería para superar este duro bache, Quino Martínez ha subrayado la necesidad de contar con ayudas a fondo perdido para paliar inversiones, la eliminación de gastos y tasas municipales y la existencia de una posición pública por parte de la Administración para la negociación de los alquileres.

En Bizkaia podría haber abierto un porcentaje similar, según la estimación del gerente de la Asociación de Hostelería de Bizkaia, Héctor Sánchez Zarraga, quien ha reconocido que «abrir es fácil, lo difícil es hacer rentable el negocio».

Sánchez ha explicado que la distancia de seguridad entre los clientes «complica mucho el negocio. Entendemos las medidas del Gobierno, pero extenderlas sin fecha límite o hasta que se encuentre una vacuna» nos lo pone muy difícil durante meses.

Mientras, confía en que haya un acuerdo para prolongar los ERTE, que negocian en Madrid Gobierno, sindicatos y patronal, porque si continúan espera que algunos locales abran tarde o temprano, sin que se pueda saber todavía cuántos cerrarán definitivamente.

«Veremos el futuro, pero si no podemos facturar al cien por cien, y la distancia de seguridad lo impide, no podemos pagar al cien por cien de la plantilla», sentencia.


Compartir

22 Comentarios

  1. Primero fueron las factorías
    Después la construcción
    Faltaba acabar con la hostelería

    ¿Qué nos va a quedar?

    Tendremos que opositar tod@s…

  2. Que estáis regalando el gel?plaza amarica cada consumición 0.50cts más caras, lakua 0.30cts más caro en muchos bares, y que regaláis el que??
    Aquí todos tenemos crisis y ganamos menos en el erte o muchos sin trabajo, pero pa que ganéis más vosotros hay que subir los precios?poner horarios en mesas?pedir subvenciones y ayudas que no dan a otros autónomos?tiendas de ropa, de hogar, etc?
    Lo que tenéis es mucha cara los hosteleros, tenemos los precios más abusivos de España y aún así os quejáis…

  3. Estoy totalmente de acuerdo contigo.Se ha pasado mucho pero mucho,mal servicio y caro.El que te sirvan una cerveza bien es un milagro.Sueldos misemos servicios mineros.A ver si espabiláis.Que el chollo se os acaba

  4. Para hablar documentarte en condiciones solo así se te tendrá la opinión en cuenta en esta crisis hemos perdido todos y cada uno de los vascos

  5. ¿Cuántos bares hay en la Plaza España, en la Cuchi, Pinto o Zapa? ¿Cuántas mercerías, panaderías u otros negocios en esas calles? Tal vez sea el momento de reinventarse en vez de tanto llorar. Muchos negocios cierran y no están llorando todo el día. ¿Acaso no merecen ayudas públicas?

  6. se han sobrado en este país , con el euro se redondearon los precios al alza y no se ha parado, burbuja de la hostelería, esto no pasó en Portugal, por eso van mejor, son más realistas con su contexto económico.

  7. Agradecimiento a los que se quejan de los bares y van a dejar de ir. Dejareis más sitio a los que vamos a gusto sin protestar y estáis toda la tarde tocando la moral ocupando una mesa con un café y viendo el fútbol. Saldremos ganando todos.
    Vosotros, los que os ahorrais los 20 céntimos de la subida de precios. Los hosteleros, que tendrán más sitio para clientes agradecidos, y las cuadrillas que nos juntamos en los bares a charlar, merendar consumir sin protestar todo el día por 20 céntimos de más.
    Nunca tantos hemos estado tan de acuerdo.

  8. Les ha venido la crisis como anillo al dedo. Lloran y lloran para justificar la subida de precios; precios que ya no bajarán. Aprovechan cualquier oportunidad para ello, (cambio de peseta al euro, malas cosechas en La Rioja, y ahora se les aparece la Virgen y viene una pandemia. Se están frotando las manos y riéndose como el perro «Pulgoso» de los dibujos animados. Eso, porque los clientes no espabilamos.

  9. No puede ser un pais de camareros y porteros de discoteque..y vamos camino de ello.Porque se genera una cultura de dependencia de ello.En este pais les quitas el futbol y los bares a la masa aborregada y se monta la,de dios.Les quitan los,derechos laborales y mueren 40.000 personas y ni dios reacciona.pais de borregos.Ale seguid votando a Urkullu ,al Alkate,y a Cantinflas y la Chepa ..que nos ira de cojones.Esta ciudad y este pais no cambian ni con un armagedon.Vaya pais de borregos de terraza ,chiringuito y barra de bar

  10. Javitxo: ¿Tú vas a mantener los precios, o los vas a subir para dar satisfacción a los sumisos que tragan con todo lo que les hagan?

  11. A ver cuando se nos mete en la cabeza. La hostelería es un artículo de lujo. Como lo es otras muchas cosas. Ir a ver un partido de fútbol. Pagar un pastizal por ver un concierto, etc.
    Y el que quiera disfrutar de un lujo, tiene que pagarlo. Somos libres de ir o no ir a un bar. Por el precio de una caña me compro una docena en la tienda. Lo sé. Y solo yo sé si puedo o no puedo o quiero o no quiero asumirlo.
    Si se me hace excesivo, me callo, me meto la lengua en el bull y no vuelvo a entrar. Por que se que es un lujo no necesario. El camarero y su bar, un señor que me sirve a mí. Y eso tiene un precio. El que él considere cobrarme.

    • Toda la razón, que vaya quien quiera pero que dejen de llorar los hosteleros para que les quiten impuestos de terraza, etc…eso sí repercute en todos.

  12. botellín de agua a un hostelero 27centimos,a un cliente 1.50centimos de euro,por mi que cierren todos los garitos,y me parece de traca que la gente vaya a los bares,a que vais a los bares ,a que os vean, no le veo sentido

  13. Jose, no veo a mucho empresario frotarse las manos, sin embargo si conozcon quien con dos bares ha tenido que despedir a 12 personas y echar la persiana, tambien tiendas, asi que no se quien se estan frotando las manos, no hables de lo que no conoces

  14. Yo soy de los que ha dejado de ir a un bar en concreto, después de años acudiendo.
    Me parece absurdo que cuando vaya a pedir el sexto cañon en una hora, me digan que no me van a servir de una en una consumición y de hecho no me la sirvió. Mi acompañante iba por la mitad de su cañón y no tiene por qué beber al mismo ritmo. A los cinco minutos, vuelven y le quieren quitar el vaso con 4 dedos de cerveza porque tenemos que dejar la mesa. Esto en una hora y 20.Habiamos decidido que se lo terminaba y cambiabamos de bar.
    Un bar no es un servicio público que ha de garantizar el uso a todo el mundo.¿ A quién sentaron? A dos personas con dos Cañas.. . Es absurdo. Pero mucho. Fuimos a otro bar, nos dijo la camarera que éramos los siguientes, la gente seguía pidiendo, y tras 30 min de esperar nos fuimos a casa porque era nuestro horario para cenar. Y nos pareció bien viniendo de la anterior situación.
    Por cierto no nos dieron gel. Un repaso rápido bastó en la mesa pero no en las sillas, por ejemplo, para cumplir con higienizar .
    En estos días medio raros de tiempo, y en horarios con menos afluencia de gente, esa terraza ya no llena. Lo veo cuando voy de camino a pasear y después me tomó el café en otro bar. Bares sobran, la atención es primordial.
    El camarero profesional no quita el plato ni el vaso para ceder la mesa a otro.
    Pongamos un ejemplo de restaurante, el Lermanda hacina a sus comensales, no hay ni medio metro entre mesa y mesa y acabado comiendo con el vecino de mesa. Retiran los platos rápido, para que el servicio se haga en menos de 1 hora por mesa.
    Comer y disfrutar de una consumición es sagrado, máxime cuando estos momentos de ocio y disfrute , hay gente que no se los puede permitir a menudo.
    Malo cuando no respetamos los tempos de cada uno y malo cuando prima lo económico.
    Hay bares que lo están haciendo genial siendo concurridos, no ponen tiempo y la atención a mesa es estupenda. Han subido en 20 céntimos el café y la caña, pero merece la pena, para un día que sales.Insisto:Si la atención es correcta, merece la pena pagar el coste del servicio a mesa y su limpieza.
    Y aquí habrá de todo, pero yo utilizo los bares para socializar, si me ponen normas estrictas de consumo, para regusto de algunos, me quedaré en casa para que a ellos ya no les pongan tiempo en la mesa, porque dejarán de tener clientes.

  15. No pluralices Javitxu, eso de nunca tantos hemos estado de acuerdo, solo lo dices tú. Esos clientes que dices agradecidos de que les suban los precios no aparecen por ningún lado. Busca otra forma más sensata de defender tu negocio.

    • Repito para el que no se haya dado cuenta.
      No soy hostelero.
      Soy usuario agradecido.
      Agradecido a los hosteleros que siempre están ahí cuando estás muerto de frío trabajando y están ahí para servirte un café o un pincho.
      Agradecido por esos días que no te da tiempo a ir a comer a casa y te ponen un menú del día aunque sea a las 4 de la tarde.
      Agradecido a los hosteleros que mandaban menús durante el confinamiento, y nos salvó de algún que otro aprieto a algunos.
      Agradecido a esos hosteleros que abren a primera hora de la mañana y te están esperando con un desayuno caliente cuando sales de trabajar de noche.
      Agradecido a los hosteleros que le sirven a nuestros hijos una pizza y una Coca-Cola en vez de estar tirados en un parque haciendo botellón.
      Y así todos los Etcéteras que queráis añadir.
      Por supuesto que hay hosteleros y locales desagradables pero cada uno elige dónde va.
      Los que creen que se están llenando las manos de dinero, montar un bar y ya está, que es facilísimo, hay muchísimas lonjas libres.
      Por supuesto que hay muchísimos hosteleros que ganan mucho dinero, los que trabajan bien como en todos los oficios.

Dejar respuesta