diputacion modernizar
diputacion

El diputado general de Álava, Ramiro González, ha declarado que los partidos de la oposición plantean «cuestiones de imposible realización» que han hecho imposible alcanzar un pacto presupuestario o añadir alguna de sus propuestas a las cuentas forales de 2020.

González ha pedido «flexibilidad a la oposición» de cara al futuro, puesto que «el proyecto presupuestario es del Gobierno con aportaciones de la oposición y no al revés», ha añadido, para recordar que PNV y PSE tienen mayoría absoluta en el Parlamento foral y que la Diputación alavesa es la «única institución que tiene garantizados los presupuestos».

El diputado general de Álava ha desvelado que durante la negociación presupuestaria no han entrado ni a debatir las enmiendas de la oposición debido a «las exigencias previas» de cada uno de los tres grupos políticos.

En este sentido, ha revelado que EH Bildu puso sobre la mesa tres demandas: «alcanzar un acuerdo fiscal, un pacto de financiación municipal y que la Diputación se posicionara en contra de la alta velocidad»; lo que el Gobierno foral no podía aceptar, ha dicho.

González ha dicho que el PP «convocó una rueda de prensa antes de la reunión para decir que se autodescartaba» de la negociación presupuestaria. «Se autoexcluyó previamente de cualquier posible pacto», ha apostillado.

El diputado general ha declarado que tampoco podían aceptar las exigencias de Elkarrekin-Podemos: «Plantearon una reforma fiscal para revertir la situación del Impuesto de Sociedades y pidieron la paralización del tranvía a Salburua» por lo que nunca entraron a debatir la enmiendas.

González ha calificado como de «error de la oposición» el poner la fiscalidad encima de la mesa de negociación presupuestaria, ya que, a su juicio, «anteponen su discurso y su modelo político más allá del presupuesto».

El diputado general de Álava ha hecho estas declaraciones tras el Consejo de Gobierno de la Diputación Foral de Álava y después de que los tres grupos forales de la oposición; EH Bildu, PP y Elkarrekin-Podemos; hayan criticado que el Gobierno foral de PNV y PSE no haya tenido intención alguna de negociar las cuentas públicas con ellos. EFE


Compartir

Dejar respuesta