Primeros recursos para rebajar penas a violadores en Euskadi

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha urgido a corregir los «problemas indeseados» de la ley del «solo sí es sí» cambiándola, unificando doctrina o por ambas vías para evitar que puedan reducirse las penas impuestas por delitos sexuales, algo que de momento van a solicitar en Euskadi tres delincuentes sexuales.

La ley de garantía integral de la libertad sexual acabó con la distinción entre abuso y agresión sexual al establecer que todo acto sexual sin consentimiento es una agresión, pero también trajo una reducción en las horquillas de algunas penas en sus tramos mínimos que ha conducido a las defensas de agresores sexuales a solicitar la revisión de sus condenas.

En Euskadi por el momento son tres los casos que van a revisarse al albur de la norma, todos ellos en Gipuzkoa.

Ya ha formalizado su recurso un hombre condenado por la Audiencia de este territorio histórico por violar a una menor de 16 años durante las fiestas de San Pelayo de 2017 en Zarautz. En este caso la Fiscalía se ha opuesto a la revisión de pena, sobre la que el juez aún no se ha pronunciado.

También tienen previsto recurrir el tatuador donostiarra condenado por tres delitos de agresión sexual, seis de abuso sexual, uno de acoso y otro de coacciones leves a varias clientas, y otro hombre que cumple nueve años y tres meses de cárcel por violar y maltratar a su excompañera sentimental en San Sebastián, según ha comunciado a Efe la aboga de ambos reos, Cristina Morcillo Buj.

Fuera de Euskadi varios jueces han rebajado ya condenas a delincuentes sexuales en aplicación de la ley, lo que ha suscitado críticas a la norma y a la ministra de Igualdad, Irene Montero, y una ola de preocupación en la sociedad y en la clase política.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha emplazado a los actores implicados a buscar una solución ya sea unificando la doctrina, modificando la ley o compaginando ambas vías. «Lo urgente es evitar decisiones que nadie desea, reducir la estridencia y actuar con racionalidad al servicio de un bien superior», ha concluido.

«Los problemas que se han generado son indeseados porque es obvio que van en sentido contrario a un objetivo que es compartido por toda la sociedad y que es claro: ofrecer mayor protección a las mujeres», ha subrayado.

También la consejera de Igualdad, Beatriz Artolazabal, se ha referido al «indeseado efecto» de la reducción de condena. «Habrá que revisar los aspectos que lo posibilitan», ha afirmado, al tiempo que ha confesado sentir «sorpresa e incomprensión» ante rebajas de condena en virtud de «resquicios legales».

La fiscal general del País Vasco, Carmen Adán, ha señalado por su parte que las revisiones de penas tras la entrada en vigor de la ley «no son tantas» y ha explicado que hay que «examinar caso por caso».

Adán ha recordado además que la Fiscalía General del Estado «está recibiendo toda la documentación necesaria» sobre los casos ya revisados para determinar, «si procediera», una unificación de criterios, pero «los casos no son tantos y serán examinados con cuidado y atención».

Por su parte, el delegado del Gobierno en el País Vasco, Denis Itxaso, ha reivindicado que el «espíritu y vocación» de la ley ha sido desde «su génesis» la persecución y eliminación de cualquier forma de violencia machista.

Urkullu urge a buscar soluciones para proteger a las mujeres

 El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha urgido a «reducir la estridencia y a actuar con racionalidad» para buscar soluciones a los efectos perniciosos que está teniendo la ley del «sí es sí», bien unificando doctrina jurídica, bien reformando la norma o bien actuando en ambos sentidos.

«Los problemas que se han generado son indeseados porque es obvio que van en sentido contrario a un objetivo que es compartido por toda la sociedad y que es claro: ofrecer mayor protección a las mujeres», ha subrayado el lehendakari en redes sociales.

Por ello ha emplazado a los actores implicados a buscar una solución unificando la doctrina, modificando la ley o compaginando ambas vías.

«Lo urgente es evitar decisiones que nadie desea, reducir la estridencia y actuar con racionalidad al servicio de un bien superior», ha concluido. EFE



Dejar respuesta