EFE).- El precio de la vivienda en alquiler bajó en Euskadi un 0,1 % en 2015, aunque con importantes diferencias por territorios, ya que en Gipuzkoa se redujo un 3,4 % respecto a 2014, mientras que en Bizkaia subió un 0,9 % y en Álava creció un 2,4 %.

Según un estudio del portal inmobiliario Idealista divulgado hoy, Euskadi se sitúa en tercer lugar como la autonomía más cara para alquilar una vivienda (10 euros por metro cuadrado), por detrás de Madrid (10,9 euros/m2) y Cataluña (10,5 euros/m2).

En el lado opuesto de la tabla las comunidades más baratas fueron Extremadura (4,1 euros/m2), Castilla-La Mancha (4,4 euros/m2) y La Rioja (4,8 euros/m2).

En Euskadi, el estudio también detecta diferencias en la evolución interanual de precios en las capitales, ya que en Vitoria el precio del alquiler se incrementó en 2015 un 2,8 %, en Bilbao un 2,5 % mientras que en San Sebastián bajó un 1,2 %. No obstante el mayor aumento se registró en Barakaldo (6,7 %).

En el conjunto de España el precio de la vivienda en alquiler subió un 3,3 % en 2015, con lo que el metro cuadrado cerró el año en 7,1 euros el metro cuadrado al mes,

Por comunidades autónomas, en once se registraron subidas en los últimos doce meses, siendo la mayor la de Cataluña, donde los propietarios pidieron un 13,3 % más por arrendar sus viviendas que un año antes.

Detrás se situaron Baleares (con una subida del 10,3 %) y Madrid (7,6 %), mientras que los mayores descensos se dieron en Galicia (del 3,7 %), Extremadura (3,4 %) y Asturias (2,2 %).

Por provincias, diecinueve vieron cómo sus precios se incrementaban en 2015, dándose la mayor subida en Barcelona, donde los precios se encarecieron un 20,8 %, mientras que la mayor caída se produjo en Jaén, del 11 %.

El ránking de las provincias más caras lo encabezó Barcelona (12,4 euros/m2 al mes), Madrid (10,9 euros/m2), Bizkaia y Gipuzkoa (10,3 euros/m2 y 10,1 euros/m2, respectivamente).

Jaén fue la provincia más económica (3,7 euros/m2), seguida por Cáceres (3,8 euros/m2) y Ávila (3,8 euros/m2).

Barcelona fue la capital de provincia en la que más creció el precio del alquiler durante 2015 y la única que recuperó su nivel de precios anterior a la explosión de la burbuja.

Con un incremento del 23 % en las rentas de sus viviendas, situó su precio en 15,3 euros/m2 al mes, mientras que en el lado opuesto quedó Jaén, donde los propietarios pidieron menos del 7,9 % que un año antes por arrendar sus viviendas.

Barcelona se consolidó como la capital de provincia española más cara (15,3 euros/m2), seguida de Madrid (12,4 euros/m2) y San Sebastián (11,6 euros/m2).

En la parte opuesta de la tabla se situaron Lugo (3,9 euros/m2) y Orense (4,1 euros/m2), las más económicas.


Compartir

Dejar respuesta