¿Por qué se accidentan carritos de bebés en buses de Vitoria?
"en los autobuses urbanos de Vitoria no hay dispositivos de retención para niños

Se suceden los incidentes de carritos de bebé en autobuses de Vitoria, por lo que hay que extremar las precauciones. El propio Ayuntamiento reconoce que «en los autobuses urbanos no hay dispositivos de retención para niños, porque no existen dispositivos homologados para este tipo de vehículos».

A partir de ahí, los padres deben tenerlo en cuenta y así evitar accidentes.

LA SOLUCION: «En la normativa se dice que el cochecito de bebé debe ir dentro del espacio habilitado, en sentido contrario a la marcha y con el freno echado», informa el Ayuntamiento.

A pesar de ellos, hay ciudadanos que protestan por las formas de conducción, que aseguran afectan a estas situaciobes. «Mi hija de 2 años cogieron el autobús. Cuando llegaron a casa con cara de susto me contó mi mujer que la niña, carrito incluido, habían volcado en el autobús. Golpeándose mi hija contra el suelo, gracias a Dios iba bien atada en su silla y en el sitio correspondiente a carritos».

«No me quiero ni imaginar la velocidad del giro o curva que daría el conductor para hacer volcar una silla con una niña de 13 kilos dentro, se armó un gran revuelo pero el conductor siguió la marcha… He de decir que cuando mi mujer se bajó el conductor le preguntó si estaban bien, pues está un poco magullada pero poca cosa, fue más el susto», subrayan en el Buzón Municipal.

«Mi denuncia es simplemente para que los conductores piensen un poco lo que están transportando, sillas de bebe, personas mayores de pie, etc… que tengan más cuidado, igual otra persona en mi lugar hubiera pedido daños y perjuicios», concluye el ciudadano.


Compartir

4 Comentarios

  1. El problema es de los conductores que van como locos, y en las rotondas a gran velocidad. Si no esta [email protected] a sujetar el carrito del bebe, acaba volcando. Yo iba un día en el bus con mi bebe de 18 meses, el carrito con el doble freno (ruedas de delante y detras) y en la rotonda del cementerio no volcó de milagro.

  2. El problema es que han conseguido que conducir por Vitoria sea un caos. Lo querían y lo han conseguido. Y eso acarrea otras consecuencias. Los autobuses tienen que cumplir un horario, el mismo que antes de destrozar la ciudad. Como tienen que ir a 30km/h por calles de un solo carril con insufribles atascos, sencillamente no les da tiempo a llegar a la parada a la hora. Y de ahí, esos giros bruscos, saltarse las rotondas, frenazos en el último minuto, conductores estresados, etc.

  3. A nada que cojas el urbano es habitual ver que muchas que entran con carrito les falta tiempo para sentarse y por tanto colocan torcida la sillita incordiando al resto de usuarios. Y no digamos ya si el bebé o no tan bebé protesta y lo sacan del carrito y lo cogen en brazos o lo dejan en el suelo para que se mueva libre como el viento.

    Y no te dirijas a ellas con deseo de tratar de enseñarles y/o ayudarlas, lógicamente de forma educada, que te responden con una palabra: ‘racista’, que quizá en su lengua signifique gracias, pero en la nuestra te deja planchada y con pocas ganas de volver a intervenir veas lo que veas.

  4. La verdad es que ll utilizo poco..pero las veces que me ha tocado,una sensacion de inseguridad,vas agarrado y te menea para todos los lados..van como locos y muchos un poco bordes..bastante debería de hacerles unos cursos de empatía al usuario

Dejar respuesta