Este fin de semana se celebraron pruebas, en su fase de oposición, de la Oferta Pública de Empleo, convocada por el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz.

 

Y ha saltado la polémica en el Buzón Municipal a cuenta de la prohibición de usar relojes para controlar el tiempo del examen.

 

Un ciudadano ha mostrado su malestar: “Ya que se encuentra prohibido la tenencia de reloj durante las pruebas de oposición, sugiero que coloquen un reloj que se pueda visualizar o consultar en todo momento. He sentido vulnerado mi derecho a controlarme el tiempo durante la prueba”.

 

Respuesta del Ayuntamiento

 

El Consistorio ha respondido rápidamente y habla de evitar el fraude, de la dificultad de colocar relojes en distintas zonas, de evitar estrés y de preferencia por la megafonía:

”Lamentablemente, el cada vez mas amplio empleo de dispositivos electrónicos de todo tipo encaminados a realizar de forma fraudulenta pruebas de examen nos obliga a limitar la presencia de relojes. Teniendo en cuenta la dificultad de que todo el mundo pueda ver de forma correcta, desde cualquier posición, un reloj que informe del tiempo que resta y que incluso esta práctica pueda ser considerada por determinadas personas como un estrés añadido, la organización ha optado por informar mediante megafonía de los principales hitos temporales (60 – 30 – 15 – 10 – 5 – 3)”.

Aumenta la polémica

Lejos de aplacar los ánimos, los ciudadanos han seguido protestando en el Buzón:

1.- “Que haya un o varios relojes expuesto no puede suponer una condición de estrés, ya que, cada uno es libre de consultarlo o consultarlos cuando quiera (se pueden colocar varios para que sean visibles para todo el mundo). Lo que es estresante y desconcentra al opositor es el hecho sufrir 6 interrupciones durante una prueba de tan solo 90 minutos”.

2.- “A mi, desde luego, me estresa mucho más no saber exactamente el tiempo que me queda: hasta que llega el primer aviso estás totalmente desorientado, y para entonces si no has ido rápido a lo mejor es demasiado tarde para poder hacer bien el examen.

Las indicaciones en voz del tiempo restante desconcentran y producen estrés”.

3.- “Me he sentido igual de desprotegida q comentan mis compañer@s. No saber de qué tiempo real disponía me causaba mucha ansiedad. Si ya teníamos los móviles apagados, no veo por qué tanto control. Cuando han dicho 60 minutos no sabía si querían decir q faltaban o q ya habían pasado, así q tuve q seguir haciendo la prueba a mayor velocidad, más desconcentrada y con mayor nivel de estrés”.


Compartir