Las ayudas directas de hasta 4.000 euros para establecimientos hosteleros afectados por el cierre del sector podrán solicitarse a partir de mañana jueves y durante 15 días hábiles hasta agotar los 30,4 millones que el Gobierno Vasco ha destinado a este fin.

Estas ayudas extraordinarias a fondo perdido, que son compatibles con el resto de medidas tanto del Ejecutivo como de otras instituciones, fueron aprobadas la semana pasada por el Consejo de Gobierno a raíz del cierre del sector desde el sábado 7 como medida de contención de la pandemia de la covid-19.

Su finalidad básica es «contribuir al mantenimiento de la actividad, y con ello, paliar las pérdidas económicas directas» del cierre de bares y restaurantes «coadyuvando a la pervivencia física de los establecimientos una vez se supere el cierre obligatorio», explica la orden del consejero de Turismo, Comercio y Consumo, Javier Hurtado, que publica hoy el Boletín Oficial del País Vasco.

En Euskadi hay 12.219 establecimientos hosteleros: 8.297 tienen menos de 3 trabajadores, 3.224 cuentan con plantillas que oscilan entre los 4 y los 10, y los 698 restantes tienen más de 10 empleados.

Los establecimientos de menos de 3 trabajadores podrán solicitar una ayuda directa de 3.000 euros; los que tienen hasta diez 3.500 euros y el resto 4.000 euros. Quedan excluidos los negocios con más de 50 trabajadores y los que antes de la pandemia tuvieran como fuente de ingresos principal el reparto a domicilio.

Las ayudas persiguen «la supervivencia» de los establecimientos y sus puestos de trabajo por lo que los negocios que las reciban deben comprometerse a mantener la actividad durante al menos cuatro meses desde que se levanten las restricciones y puedan reabrir.

Las solicitudes podrán presentarse a partir de mañana y durante 15 días hábiles tanto de manera presencial como telemática, opción «preferente» para el Gobierno Vasco. Las ayudas se concederán en función del orden de llegada y, en el caso de que se agoten los 30,4 millones de presupuesto, se paralizaría su concesión y se desestimarían las solicitudes pendientes de resolver. EFE

Álava tratará de mitigar el precio de los alquileres de la hostelería

La Diputación de Álava trabajará para aplicar medidas de carácter temporal destinadas a mitigar el efecto negativo del precio de los alquileres en los negocios de hostelería.

Así lo han aprobado las Juntas Generales de Álava en una moción de sustitución a la presentada por Elkarrekin Araba y que ha sido apoyada en pleno por la mayoría que conforma el gobierno foral (PNV y PSE), mientras que EH Bildu se ha abstenido y PP y Elkarrekin han votado en contra.

La moción, además de manifestar su apoyo al sector hostelero, insta a las instituciones alavesas a colaborar con el Gobierno Vasco para implementar medidas económicas, agilizar trámites administrativos y fomentar campañas de promoción y sensibilización hacia el sector hostelero, comercial y turístico de Álava.

Asimismo, pide a la Diputación que junto con representantes de estos tres sectores elabore nuevas medidas de apoyo que complementen las actuales y adopte medidas tributarias para paliar la crisis que padece el sector.

PNV y PSE-EE han defendido las ayudas acordadas por el Gobierno Vasco para la hostelería que, a su juicio, han sido «muy bien recibidas por el sector».

El juntero jeltzale José Ciarsolo ha asegurado que las ayudas directas de 3.000 a 4.000 euros «pueden estar muy cerca de cubrir los gastos operativos fijos» del sector, a lo que se suman ayudas fiscales y una posible solución al tema de «los alquileres» para «conformar un escudo» que permita a la hostelería «transitar este periodo crudo y duro».

Por su parte, el portavoz socialista en las Juntas Generales de Álava, Jon Nogales, ha apoyado las restricciones de cierre que «anteponen la salud pública» y ha sostenido que los 30 millones de euros que aporta el Gobierno Vasco se ajustan «a las necesidades reales del sector».

El juntero de Elkarrekin Araba, grupo proponente de la moción, Damián García, ha expuesto la «dramática» situación que padecen los 65.000 trabajadores de la hostelería en Euskadi, de los cuales 16.080 se encuentran en ERTE, lo que «supone el grueso» de estos expedientes temporaes del País Vasco.

El portavoz de EH Bildu, Kike Fernández de Pinedo, ha reclamado aumentar la partida presupuestaria para dar respuesta al sector ya que las actuales ayudas «se quedan muy cortas», y ha reprochado «declaraciones» en las que se señalaba a la hostelería como «la culpable» del contagio del virus.

Por último, el portavoz del Partido Popular, Iñaki Oyarzábal, se ha negado a secundar una moción «que no dice nada», ha criticado las ayudas «insuficientes» del Gobierno Vasco cuando la patronal del sector ha reclamado un plan de rescate de 187 millones de euros y ha argumentado que «se ha machacado injustamente» a la hostelería cuando se podía haber limitado otros sectores como «el transporte público». EFE


Compartir

Dejar respuesta