10 ventajas de vivir en una residencia de ancianos

El Movimiento de Pensionistas de Bizkaia y la asociación de familiares de usuarios de residencias Babestu se han manifestado este viernes en Bilbao con motivo del Día Internacional de las Personas Mayores y han centrado su reivindicación en la exigencia de cuidados «dignos» en dichos centros bajo el lema «Los derechos no caducan con la edad».

Cientos de personas han respondido a la convocatoria, que ha recorrido calles céntricas de la ciudad con pancartas en las que se leía «SOS residencias de mayores y cuidados», «No a los recortes en Osakidetza: mas inversión y más plantilla» o «Cuidados dignos. Red pública universal de atención a la dependencia».

También han coreado lemas en defensa de un 100% de base reguladora para las pensiones de viudedad y contra las diputaciones, instituciones competentes en el ámbito de las residencias a las que han reclamado «más atención» para estos centros.

La marcha ha comenzado en el Ayuntamiento y ha finalizado, precisamente, frente a la sede principal de la Diputación Foral de Bizkaia, donde se ha leído un manifiesto en el que se ha destacado «la profunda preocupación por el empeoramiento de las condiciones de vida de los usuarios de las residencias, tanto públicas, como privadas o concertadas, y las deficiencias que presentan».

Tras criticar los discursos «autosuficientes» de los organismos forales y el Gobierno Vasco en esta materia, en el texto se afirma que «los afanes privatizadores y economicistas» de las instituciones han derivado en un modelo de negocio «de lucro» en las residencias basado «en criterios mercantiles que buscan la rentabilidad económica» y que «no cubre la demanda social de servicios, ni de necesidades».

Esta situación, según se añade, se ha agravado con la pandemia, que ha convertido a las residencias «en centros de aislamiento, donde se han vulnerado y se siguen vulnerando los derechos de los usuarios como personas».

Han reclamado también la participación en los foros institucionales donde se deciden los cuidados de las personas mayores y dependientes y, más en concreto, en «la gestión de las visitas y salidas a la calle».

En declaraciones a los medios de comunicación, la portavoz de Babestu, Iraide Urriz, ha incidido en este punto y ha expresado su queja porque «hay usuarios aislados en algunas residencias desde hace quince meses», y en otras solo se puede visitar a los familiares tres días a la semana y durante una hora.

«Es un sistema carcelario que ya resulta insoportable», ha resumido, y ha reclamado un «cuidado digno, que ahora no se está dando», así como una desescalada de las medidas antipandemia en las residencias similar a la del resto de la sociedad.

Ha criticado, asimismo, la «propaganda» de las instituciones sobre su supuesto buen hacer en estos centros y ha recordado que en cuanto a personal, se mantienen los mismos ratios del año 1998.

Jon Fano, del Movimiento Pensionistas, ha remarcado también en declaraciones a los medios, la situación «tan difícil» que padecen las personas mayores en las residencias, y ha recordado también las demandas de este movimiento de unas pensiones públicas dignas y de calidad.

A lo largo del día de hoy también se han convocado manifestaciones en Vitoria, San Sebastián y Pamplona.


Compartir

Dejar respuesta