vacunas jovenes vascos
irekia

Osakidetza prevé administrar entre el 12 y el 18 de mayo 83.159 vacunas, un número que se podría incrementar si en los próximos días llegan finalmente nuevas dosis de las marcas Jannsen y AstraZeneca como se espera.

El Departamento de Salud ha publicado este miércoles un nuevo boletín de vacunación con la planificación prevista entre el 12 y el 18 de mayo.

Hay que tener en cuenta que el número de viales que se van a inyectar puede ser superior finalmente al que figura en el boletín ya que los datos se elaboraran con las dosis que a fecha de hoy están disponibles en Osakidetza.

De hecho, para los siete días anteriores, entre el 5 y el 11 de mayo, se planificó inicialmente la administración de 102.654 viales y finalmente se han inoculado casi 30.000 más.

La consejera de Salud, Gotzone Sagardui, avanzó que esta semana se prevé que se reciban 6.500 dosis de Janssen, 4.500 menos de las que se esperaban, y otras 14.800 de AstraZeneca.

Fuentes del Departamento de Salud han confirmado a Efe que todavía no tienen confirmación de la llegada de estas vacunas por lo que en la planificación que ha hecho Osakidetza para los próximos siete días no se incluye ninguna dosis de Janssen y AstraZeneca y solo figuran 74.180 de Pfizer y 8.979 de Moderna.

Según los últimos datos del proceso de vacunación, ya se han puesto 1.064.461 dosis, la mayoría de Pfizer (705.370), seguida de AstraZeneca (263.673), Moderna (82.671) y Janssen (12.747).

Actualmente hay 318.466 residentes en el País Vasco inmunizados al haber completado la pauta de vacunación, lo que supone el 14,4 % de la población de Euskadi. EFE



2 Comentarios

  1. Los científicos militares chinos en 2015 detallaron un complot para desatar un coronavirus del SARS diseñado por bioingeniería para causar terror masivo y promover las ambiciones políticas globales del régimen comunista.

    En 2015, servicios militares chinos publicaron un libro llamado «El origen antinatural del SARS y las armas genéticas basadas en virus artificiales».

    Se trataba de una publicación científica en la que se proponía una estrategia para desencadenar un coronavirus como el del SARS, diseñado por bioingeniería. La intención propuesta por los autores era causar terror promover la agenda política de Beijing.

    Esas teorías de los científicos militares chinos fueron reportadas por primera vez recientemente por The Australian de News Corp. Los científicos abogaban en 2015 por la militarización de patógenos, incluidos los coronavirus del SARS. Lo planteaban como una manera de «obtener una ventaja política y estratégica» sobre un estado enemigo.

  2. El libro de 261 páginas fue publicado por Impresa de la Ciencia Médica Militar, una editorial propiedad del ejército chino, el Ejército Popular de Liberación (EPL). «El desarrollo de armas biológicas ha entrado en una nueva etapa sin precedentes en la historia», escribían los autores.

    Los autores exhortaban a los expertos chinos a que «comprendan y presten atención a las armas genéticas contemporáneas». Estudiaban cómo aprovechar esa ciencia con fines bélicos.

    Las “armas genéticas contemporáneas” sobre las que escribieron los autores se refieren al uso de biotecnología experimental. Eso incluía pruebas con animales para modificar los genes de los patógenos, que podrían adaptarse para apuntar a los rasgos genéticos específicos de las poblaciones enemigas.

    Planteaban que el despliegue de tales armas biológicas sería más ventajoso que el uso de la guerra convencional y las acciones militares, argumentaron los autores, porque los movimientos militares pueden rastrearse hasta el estado y resultar en una condena internacional.

Dejar respuesta