acuerdos juntas generales diputacion

Los partidos de la oposición de las Juntas Generales de Álava han criticado la «pobre» gestión desarrollada hasta la fecha por el Gobierno foral de PNV y PSE, así como su falta de concreción en los proyectos de futuro, pero se han mostrado dispuestos a dialogar y llegar a acuerdos para salir de la crisis económica causada por la pandemia de covid-19.

Las Juntas han celebrado este martes la segunda sesión del pleno de política general del territorio, que comenzó ayer con la intervención del diputado general, Ramiro González, que anunció que la institución trabaja en un plan para que las residencias de mayores se conviertan en el «último recurso» y que estos permanezcan en su ámbito familiar el mayor tiempo posible con mejoras en las prestaciones económicas y desgravaciones fiscales. Pidió acuerdos entre todos.

En la jornada de hoy el portavoz de EH Bildu, principal grupo de la oposición, Kike Fernández de Pinedo, ha criticado que el diputado general no haya presentado «proyectos concretos», aunque ha abogado por el trabajo en común y la colaboración para que Álava supere la crisis.

Ha dicho en este sentido que la «gran prueba de fuego» será la gestión y uso que se dé a los fondos europeos, ya que pueden servir para invertir en «proyectos continuistas que maquillen las graves fallas del actual sistema» o destinarse a «un nuevo modelo que haga frente a los retos» de Álava, con inversiones acordadas con los partidos y agentes sociales.

En materia fiscal ha insistido en implantar una tasa covid, una medida «excepcional» orientada a garantizar recursos suficientes para mantener los servicios públicos.

Desde el PP, Iñaki Oyarzabal, ha criticado la «pobre gestión» del diputado general y le ha reprochado que ayer hablara de «proyectos a largo, sin detallar, de buenas intenciones» y le ha afeado que «no tiene un proyecto propio para Álava».

Ha subrayado en todo caso la necesidad de tener una «actitud responsable y constructiva» y ha propuesto «acuerdos» para reactivar la economía y mantener el empleo, y «consensuar» medidas de apoyo a autónomos, comerciantes, hosteleros y sector aeronáutico. También ha planteado medidas fiscales para los sectores más castigados y para las familias más afectadas por los ERTE.

La portavoz de Elkarrekin Araba, Arantxa Abecia, ha transmitido al diputado general la disposición de su grupo a «colaborar y aportar a pesar de que durante meses han ninguneado cada una de las propuestas» que han planteado, al tiempo que ha reclamado «más concreción en tiempos, importes y destinatarios» de las ayudas europeas.

Ha defendido una reforma fiscal que permita no «cargar todo el peso de la recaudación tributaria en los trabajadoras» así como sostener la inversión pública y los servicios sociales para salir de una crisis económica «sin precedentes».

Desde los grupos del Gobierno, la nacionalista Izaskun Moyua ha repasado el trabajo desarrollado por Ejecutivo alavés desde el inicio de la pandemia y llamado al diálogo a los grupos políticos y agentes sociales para «acompañar al Gobierno en el objetivo de salir cuanto antes de esta situación». «Es más necesario que nunca iniciar procesos de colaboración, la unión es fuerza», ha dicho.

El socialista Jon Nogales ha pedido a la oposición «altura de miras» para «convertir esta legislatura de la pandemia en lalegislatura de la esperanza», ha abogado por que los «decisivos» fondos de la UE se dirijan a proyectos que diversifiquen el tejido industrial y se ha mostrado partidario de acometer una «revisión fiscal» que se acerque a Europa «en términos de más progresividad». EFE


Compartir

1 Comentario

  1. Pero que oposición ni que gaitas, acaso creen los políticos pueden solucionar algo para reactivar la economía?? Señores el miedo es libre, y la gente tiene miedo a comprar entrar en ciertos negocios tiene miedo a que les despidan de sus trabajo etc.

Dejar respuesta