foto diputación de alava

Impulsado por EH Bildu, el debate sobre la gestión futura de las residencias de personas mayores ante las carencias detectadas durante la pandemia de la covid-19 ha llegado a la Cámara vasca, donde la oposición ha exigido varios cambios de protocolos y ha dudado de las medidas prometidas por el Gobierno Vasco para reforzar estos servicios.

PNV y PSE, con mayoría absoluta, no han concitado ningún apoyo de la oposición y en solitario han conseguido aprobar una enmienda a una iniciativa original de EH Bildu que pedía actuar en varios frentes para mejorar la gestión de las residencias tras constatarse deficiencias durante la pandemia que ha provocado numerosos fallecidos.

Así, el Parlamento ha acordado impulsar un modelo integral de atención socio-sanitaria coordinado con la red primaria para mayores que vivan en sus domicilios y residencias, y ha instado al Gobierno Vasco a seguir implementando junto con las diputaciones el plan de contingencia socio-sanitario general para planificar los recursos en este tipo de centros.

Un texto que, según ha reprochado la oposición, no recoge ninguna medida concreta.

Pero el PNV y el PSE han dejado claro que en el acuerdo de Gobierno de coalición ya se recogen las actuaciones para reforzar el modelo de los servicios sociales con actuaciones específicas, entre ellas la revisión del decreto de centros residenciales.

La Cámara ha rechazado la enmienda que han transaccionado EH Bildu y Elkarrekin Podemos-IU, en la que se han abstenido PP-Cs y Vox, al oponerse el PNV y el PSE.

En ella se recogían demandas concretas como las de aumentar la atención directa que reciben los residentes, establecer mecanismos de vigilancia de salud mental y emocional de usuarios, trabajadores y familiares, actuar para que el aislamiento físico no suponga aislamiento social y un plan de inversiones urgentes para estos centros que aumente el número de habitaciones individuales.

El promotor de la iniciativa, el parlamentario de EH Bildu Ander Rodríguez, ha reprochado a las instituciones vascas que no hayan incrementado las plantillas de estos centros, ha criticado que muchas residencias privadas tengan que rendir cuentas a fondos de inversiones y ha lamentado que en Euskadi no se haya intervenido ningún centro.

En su segundo turno, y ante la actitud del PNV y PSE, Rodríguez ha renunciado a intervenir con el discurso que llevaba preparado, que ha roto en el atril. «Solo siento frustración y desesperanza. No quiero participar de esto», ha dicho tras recordar que hay personas de estos centros que siguen enfermando, sufriendo y falleciendo porque no se adoptan medidas.

Leixuri Arrizabalaga (PNV) ha dicho que el Gobierno Vasco sí que hace autocrítica sobre la gestión de las residencias durante la pandemia, en la que ha reconocido que los usuarios se han convertido en las personas más vulnerables, pero ha remarcado que el Ejecutivo ya está trabajando en las mejoras y ya se ha reforzado la atención sanitaria.

En la misma línea, Gloria Sánchez (PSE) ha afirmado que la pandemia ha constatado la precarización que sufren los trabajadores del sector y ha apostado por servicios sociales púbicos fuertes en los que trabaja el Ejecutivo.

Isabel González (Elkarrekin Podemos) ha denunciado que este servicio esencial esté «tan poco valorado» por parte de las instituciones y ha señalado que las cuidadoras están «reventadas» física y psicológicamente, y han sufrido el «desprecio» y la «nefasta gestión» de empresas y diputaciones. La situación de las residencias no es consecuencia del covid, ha añadido, sino estructural.

Laura Garrido (PP-Cs), que ha mantenido su enmienda, que ha sido rechazada, ha asegurado que la «improvisación» del Gobierno Vasco durante la pandemia ha hecho que las diputaciones hayan estado «un poco perdidas» sobre las pautas a seguir en las residencias y ha lamentado que no se hayan realizado las pruebas suficientes y que los protocolos hayan llegado tarde. «La enmienda del PNV y PSE se nos queda muy corta, no es nada ambiciosa. Ya no valen excusas», ha remarcado.

La única parlamentaria de Vox, Amaia Martínez, ha criticado asimismo la «inacción» de las administraciones para evitar el impacto de la covid-19 en las residencias y ha defendido un modelo en el que convivan los centros de titularidad privada y pública. EFE


Compartir

1 Comentario

  1. Mas que increible, es vergonzoso.Lo que ha pasado de marzo hasta hoy, no tiene nombre. Palabras vacias de contenido. Nuestros mayores y sus familias sufriendo, no solo la pandemia, sino la mala gestión de la misma. Tanto Gobierno vasco como la Diputación mintiendo de forma reiterada. No han hecho las pcrs que prometieron, no han aumentado las plantillas, no han corregido las medidas para ralentizar el deteioro fisico y cognotivo. Solo hay que oir las declaraciones de las trabajadoras el dia de la huelga. Y nuestros mayores siguen sufriendo, porque las instituciones y gestores de servicios sociosanitarios siguen dandose palmadas en la espalda por lo «bien que lo estan haciendo». Es increible hasta donde puede llegar la «inhumanidad» de algunos y algunas.

Dejar respuesta