Le llamaban el entrenador «milagro«. Y no lo ha conseguido.

DECLARACIONES TRAS EL DESCENSO:

Julio Velázquez, entrenador del Alavés, afirmó tras la derrota por 3-1 en un encuentro en el que se adelantó su equipo por 0-1, que tras la igualada del Levante, vivieron un «quiero y no puedo» porque se descompusieron «a nivel emocional y futbolístico».

«Ha sido un varapalo después de haber hecho lo más complicado, pero luego nos han pasado por encima al no tener nada que perder y querer acabar bien delante de su afición con mucha generación de peligro. Al final la montaña se ha hecho muy grande y ellos han transitado bien. Objetivamente es complicado explicar lo que ha pasado y solo queda pedir disculpas a la afición por su apoyo al equipo», señaló.

«Quisimos tener más el balón, pero ellos, al volcarnos en ataque, han tenido sus opciones al contragolpe, pero la bola cada vez se hizo más grande», prosiguió.

Al final fueron a saludar a la afición y dar la cara junto a los capitanes. «Teníamos que agradecerles el apoyo y era normal que los que se habían desplazado a Valencia transmitiera su frustración», agregó.

Insistió en la ansiedad y señaló que no habían descendido exclusivamente por la derrota de este domingo en Valencia, aunque no quiso valorar lo ocurrido antes de su llegada al club, en el que lleva siete partidos. «Hemos tocado con los dedos llegar vivos a la última jornada, pero no hemos podido», concluyó. EFE



1 Comentario

  1. Lo que no puede hacer un entrenador, jugándose lo que se jugaban y ganando 1-0 permitir que el equipo se repliegue y juegue atrás. Así pasa lo que ha pasado. Los jugadores emocionalmente afectados no han jugado emocionalmente por los colores que vestían sino por la emoción que les daba recibir el sueldazo cada mes, sin merecerlo.

Dejar respuesta