Carta consejo

Escriben familiares de mayores en residencias alavesas ante la afirmación del diputado general de Áava, Ramiro González, que asegura les ha preguntado sobre las medidas restrictivas en estos centros. Y aseguran, en una carta a él llegada a nuestra redacción, que no es cierto.

Carta:

«El Sr. Ramiro González, Se ha acordado de nuestros mayores, en su comparecencia ante la prensa. Es de agradecer, pero nada creíble, su interés, porque tras leer en la prensa que 1.571 vascos murieron entre enero y junio a espera de las ayudas por dependencia, sus palabras caen en saco roto.

Tampoco son creíbles sus declaraciones cuando recuerda que en los últimos días se han flexibilizado las condiciones de las visitas en las residencias, aunque siempre con prudencia para proteger a los “más vulnerables”.

No generalice, porque en algunas residencias seguimos con el mismo sistema de visitas con el que empezamos. ¿A qué flexibilidad se refiere?

¿Qué es para usted prudencia? Las plantillas, con esos ratios que el parlamento decretó, siguen siendo las mismas, y si ya eran insuficientes, en la pandemia lo son más.

Porque Sr. Diputado, usted que tiene tanta información, sabe que en muchas residencias los recursos son los mismos que eran en febrero, muy insuficientes a todas luces. Cuando quiera se lo puedo demostrar, porque parece que en las visitas que usted hizo, con foto incluida, y en las inspecciones que han hecho, no lo han visto. No hay más ciego que el que no quiere ver.

Está muy bien que sea el altavoz de los familiares que aplauden sus medidas, pero estaría mucho mejor si fuera también el altavoz de quienes no las aplaudimos y criticamos, siempre con argumentos, como el deterioro físico y cognitivo que han sufrido y están sufriendo nuestros mayores por el aislamiento con sus familiares. Este deterioro no es una percepción, es un dato objetivo.

Cuando dice usted que lo importante es la “vida de los residentes”, se queda corto. Importante es la vida de todos y todas, la de los residentes, la de trabajadores y
trabajadoras de las residencias, la de todas las personas en general, Sr. Ramiro Gonzalez.

La palabra vida engloba muchos conceptos. Cuando yo pido poder sacar a mi madre a dar un paseo, que sienta nuestra cercanía, igual que siempre la ha sentido, que le de la luz, el aire, el sol, con todas las medidas de precaución y protección, porque no soy una kamikaze, igual que las que tomo para mí y seguro que usted también toma, estoy defendiendo su derecho a una vida digna.

Seguiré defendiendo y reivindicando en todos los ámbitos a mi alcance, la vida de mi madre y del resto de residentes, esa que usted dice proteger, porque vida es pasear, recibir cariño, cuidados, y no dude que seguire haciendolo como lo vengo haciendo hasta ahora, con todas las medidas de precaución y prevención».

Txaro Marquinez Idiaquez


Compartir

8 Comentarios

  1. Entre el Sr. Ramiro que pregunta a todos los mayores y familiares y el alcalde que escucha pero no Lee estamos apañados. Simplemente es un poco de seriedad, y empatía donde la han dejado estos politicos… .
    Gracias a Norte Exprés por divulgar todo estaba que se sepa la verdad

  2. Estoy completamente de acuerdo con todo lo expresado en esta carta. ¡A mí tampoco nadie me ha preguntado! Si lo hubiese hecho también les habría contestado en los mismos términos y sobre todo
    le diría al Sr. Diputado: ¿después de 5 meses desde el comienzo del problema, lo úníco y lo mejor que se les
    ocurre es volver a encerrarlos? ¿de verdad creen que es la única manera de afrontar la situación? Si ésta
    es su única respuesta está claro que «la vida de nuestros mayores», en toda la dimensión del término no
    les preocupa tanto cómo para ponerse a pensar en serio como mejorarla de manera que siga mereciendo la pena llamarla «vida» y no un compás de espera, en soledad y aislamiento, mientras les llega el final.

    ¡PIENSEN EN SOLUCIONES QUE MEJOREN SU SITUACIÓN COMO SERES HUMANOS! ¿PORQUE SI NÓ PARA QUÉ LES NECESITAMOS A USTEDES?

  3. Es curioso que los que se portan «mal». Los que van sin mascarilla o mal colocada. Los qué se aglutinan en los botellones los findes. Los que se ríen de todo y no respetan nada, estén a su bola. Y los que ninguna culpa tienen estén encerrados como presidiarios en las residencias, mientras les llega el final de sus días. Alejados de los suyos. Hay poca humanidad en todo esto. Y pocas ganas de ponerse a trabajar de verdad.
    Un aplauso al diputado general por su ineficacia y falta de escrúpulos dictando órdenes.

  4. No puedo estar mas de acuerdo con la carta de Txaro y con los dos comentarios. Como familiar de un residente denuncio publicamente el aislamiento y confinamiento que sufren desde marzo los residendentes. La revision de los ratios , que no entiendo porque son diferentes en las residencias publicas y las privadas. Hace falta mas empatia con la gente mayor y menos mentir a sus familiares diciendo el Sr. Ramiro Gonzalez hablando em nuestro nombre y mintiendo cuando dice que estamos de acuerdo con las medidas adoptadas. Gracias a Norte Expres por darnos voz

  5. Estos no dicen la verdad ni cuando van al médico, Sr. Ramírez ya estudio donde hacerse la foto,con eso lo dijo todo Sr. Sola para lo que dice,mejor este callado y Sr. Urtaran no sabe por donde le da el aire.
    Ánimo Txaro, seguiremos dando voz a nuestros familiares,
    Gracias norte express por hacerlo posible.

  6. Ánimo, Txaro y todos cuantos estais luchando por los derechos de vuestros mayores en la residencia.

    Yo tengo la suerte de poder tener a mis padres en casa pero quiero que sepáis que no estais solos, somos muchos los que os apoyamos.

    Es una vergüenza que se descuiden tanto los derechos de los más débiles, cuando son los que más protegidos tenían que estar. Ellos no pueden defenderse, pero todos unidos podemos ser su voz.

    Ánimo!!!!!!

  7. Yo no acabo de entenderlo la verdad…si una persona con el maldito virus entra en contacto con una persona mayor de una residencia qué es lo que pasa????
    Pues desgraciadamente la experiencia nos dice que esa persona mayor fallecería, también nos dice que el virus se transmitiría a la mayoría de los ancianos, y estos ya no podrían ni salir de sus habitaciones, donde muchos de ellos morirían solos.
    Es una situación compleja sin una solución sencilla… Pero supongo que a nadie le gusta aislar a ancianos de sus familias sin un claro motivo.
    Mucho ánimo a tod@s

Dejar respuesta